miércoles 20.11.2019

El dinero que ya no volverá

En España, hay noticias que pasan inadvertidas, porque se filtran de manera fugaz y disfrazadas de eufemismos financieros, aparentemente técnicos, pero cuya repercusión en el bolsillo de la gente es muy superior a otras noticias de las que se habla durante meses, cada día, sin que finalmente tengan las más mínima trascendencia.

Un botón de muestra: el fondo de rescate bancario, el llamado FROB -¡menudo nombre!-, ha perdido esta semana nada menos que 8.000 millones de euros, tras la privatización de Novagalicia Banco: es decir, le ha endosado a la cuenta de los contribuyentes esa cantidad.

En números redondos, el Estado metió más de 9.000 millones de euros en NCG Banco y obtuvo 1.003 millones en la privatización, de los que en realidad ahora solo ingresa 400, ya que los 600 restantes se pagan a plazos, hasta 2018.

El Gobierno sigue sin explicar el adelanto de la privatizacion de Novagalicia Banco

A pesar de tratarse de cifras de una dimensión clave para las propias cuentas del Estado -de una tacada, ha tirado a la basura prácticamente la mitad de la recaudación del impuesto de Sociedades de todo el año-, el Gobierno de Mariano Rajoy sigue sin explicar el adelanto de la privatización de NCG Banco, una entidad que está de nuevo en beneficios, gracias a la gestión de José María Castellano, y que Bruselas había autorizado que pudiese estar en la esfera pública hasta 2017.

¿Y acaba ahí la cosa? No. Todavía habrá que ver cómo se liquidan los créditos fiscales del propio banco gallego, lo cual dependerá de sus resultados y, además, la historia se repetirá, a peor, con Catalunya Banc, donde el Estado inyectó 12.000 millones de euros. De Bankia, mejor no hablar.

Menos mal que, como decía el presidente Mariano Rajoy, los bancos iban a devolver el dinero que se les prestaba y que eso no afectaría al bolsillo de los contribuyentes.

El dinero que ya no volverá
Comentarios