miércoles 22/9/21

Ella durmió en la Habitación de la Reina; él, sobre un colchón de crin de caballo

Ignoro en qué dormitorio, de los numerosísimos existentes en la Casa Blanca, dormirán el presidente Obama y su esposa. Si es que duermen juntos. Jackie decidió, desde la primera noche, hacerlo en la Habitación de la Reina, mientras el presidente Kennedy lo hacía en el Dormitorio Lincoln.

Cuando la mañana del 20 de enero la señora Eisenhower leyó la noticia en el periódico, llamó al ujier mayor de la Casa Blanca, J. B. West, y de forma airada le preguntó:

-¿De quien ha sido la idea?

-De la señora Kennedy -le respondió el señor West.

-¿Quién se cree que es? Para dormir en esa habitación hay que ser una reina de verdad y ella no lo es.

A pesar de ello, cuando Jackie regresó exhausta de la ceremonia de la jura de su esposo como presidente de Estados Unidos, entró en la Habitación de la Reina, se tiró sobre la cama y se durmió.

Mientras tanto John F. Kennedy se refugió en el Dormitorio Lincoln, presidido por la cama imperial con dosel.

Teniendo en cuenta la delicada espalda de su esposo, Jackie había encargado un colchón especial relleno de... crin de caballo. También dos colchones más idénticos.

Si la Reina Isabel de la Gran Bretaña viaja siempre con un "rosco", para sus reales posaderas a la hora de sentarse en los inodoros, el presidente Kennedy lo hacía llevando siempre con él su colchón de crin de caballo.

Como nuestros internautas recordarán, en la columna de la pasada semana, sobre las suegras en la Casa Blanca, hacemos mención al libro del ujier mayor Mi vida con las primeras damas. Releyendo esta deliciosa obra encontramos una referencia a la actividad sexual del matrimonio Kennedy, que todos los días, todos, dormían la españolísima siesta.

Era la única ocasión en la que compartían el mismo lecho. Para ellos Jackie había encargado el tercer colchón de crin de caballo, colchón que colocaba a un lado de su propia cama.

"Después del almuerzo los niños de los Kennedy se iban a dormir; el servicio desaparecía y el silencio reinaba en el piso superior de la Casa Blanca".

Según el señor West, la señora Kennedy dejaba cualquier cosa, por importante que fuera, para reunirse con su esposo.

"Durante aquellas horas la puerta de la Habitación de la Reina permanecía cerrada. No se permitían llamadas telefónicas, así como ningún tipo de interrupción (por aquello del coito interruptus). Nadie iba arriba bajo ningún pretexto".

Ni tan siquiera George Thomas, el ayuda de cámara de Kennedy. Como éste no había podido, a veces, llevarle el albornoz, el presidente se dirigía a su habitación, el Dormitorio Lincoln, completamente desnudo. Nunca con la ropa que antes se había quitado para acostarse con Jackie.

Esta noche el presidente Obama y su esposa dormirán por primera vez ¿en la Habitación de la Reina o en el Dormitorio Lincoln? Me inclino por éste.

Ella durmió en la Habitación de la Reina; él, sobre un colchón de crin de caballo
Comentarios