sábado 14.12.2019

Francisco, personaje del año

Ha sido el Papa de la transparencia, de la humildad, de la coherencia, del liderazgo a través del ejemplo, del diálogo, de la valentía. No es raro que para la mayoría sea el personaje del año, el hombre al que hay que mirar hoy si queremos tener una referencia ética en un momento en el que todos somos conscientes de esa enorme carencia. El diario 'ABC' le ha elegido personaje del año y la última encuesta de Metroscopia para 'El País' es clamorosa. De las diez figuras mundiales sometidas a consulta -los Reyes Felipe y Letizia, el Papa Francisco, Obama, Ban Ki Moon, Jean Claude Juncker, Merkel, Hollande y Puttin-, Francisco es el único que concita una aprobación masiva -81 de cada cien ciudadanos frente a sólo 17 que desaprueban-.  Es la casi unanimidad de los que piensan diferentes, de los que son cristianos y de los que no lo son, de los de derechas y de los de izquierdas. Y es más de lo que consiguió nunca otro hombre único y arrollador como Juan Pablo II.    

Si éste es el año de la transparencia -o del inicio de un camino imparable hacia la transparencia- el Papa ha sido el adelantado en su aplicación. Lo ha hecho con las finanzas vaticanas, con la pederastia en el interior de la Iglesia, con la curia vaticana. Ha sido firme y claro contra la mafia, contra la propia curia y sus "enfermedades", contra la corrupción, contra el terrorismo de Estado, contra el aborto y contra la eutanasia, contra la violación de los derechos humanos. Ha sido cercano ante los más débiles, ante los que sufren ante los inmigrantes, ante los que están alejados de la Iglesia por cuestiones personales como el divorcio o la sexualidad.

Ha jugado un papel indudable en el mundo internacional, llevando a israelíes y palestinos a rezar juntos en el Vaticano. Viajó a Turquía para pedir a los líderes islámicos un frente común contra la violencia. Ha rezado en el Muro de las Lamentaciones y en la Gran Mezquita. Se ha reunido con refugiados de Siria e Irak. Ha denunciado la situación en África y Oriente Medio, la violencia terrible del estado Islámico, la persecución y aniquilamiento de decenas de miles de cristianos. Ha sido decisivo en el acuerdo entre Cuba y Estados Unidos.

Pero lo más importante de este Papa es su mensaje siempre positivo, siempre de apoyo, siempre de tender una mano y no de poner barreras, siempre al lado de los derechos de los más vulnerables. Firme, pero abierto. Contundente pero afectuoso. Sin cerrar ninguna puerta. Alguien que le conoce me ha dicho que este Papa es consciente de que tiene una ardua labor, hacia dentro y hacia fuera, y sólo unos años para llevarla a cabo. Y que lo va a hacer hasta que las fuerzas se lo permitan. El día que no pueda, dimitirá como su antecesor. Pero hasta ese momento, que ojalá tarde mucho, este Papa es un ejemplo para los cristianos y para los no cristianos, una potente luz en medio del desconcierto.

Francisco, personaje del año
Comentarios