lunes 23/5/22

El BBVA opta por la prudencia

El BBVA presentó sus resultados del 2008. Rectifican lo esperado y acreditan sentido de la realidad y prudencia de los gestores. La dirección del banco ha moderado el potencial de beneficios con mayores dotaciones a saneamiento y ha optado por una vía alternativa de remuneración al accionista con títulos de autocartera en vez de en efectivo.

Las decisiones del BBVA están presididas por la prudencia y también por un sentimiento de fortaleza: tiene credibilidad como para tomar decisiones aparentemente incómodas.

Menos beneficios, menos beneficios, y parte del dividendo en acciones. Son como tres pasos atrás, pero sirven para fortalecer el balance y el futuro. Las cuentas básicas del banco, al menos en el superficial análisis de los rubros gordos, han ido a más, mejoran todos los márgenes. Lo cual podría justificar lucir resultados y mantener la tensión del pasado reciente: crecimiento y ¡adelante!

Frente a la expectativa de un beneficio superior a los 5.500 millones de euros el banco ha optado por dejar el listón en 5.020 millones con refuerzo de las dotaciones. Por tanto el beneficio disminuye un 18%. Coherentemente, al dividendo le ocurre otro tanto, 0,614 euros frente a los 0,73 del año anterior (-15%), y además el pago del último dividendo parcial se materializa con las acciones de la autocartera, que a valor actual significan un rendimiento del 1,6%.

A las actuales cotizaciones, el dividendo del año significa un rendimiento del 7%, que se acerca a las rentabilidades esperadas por quienes han suscrito capital en los grandes bancos internacionales.

Los directores del BBVA explican que con las decisiones tomadas respecto al cierre del 2008 la posición del banco para el 2009 es más sólida, ya que dispone de alta liquidez y más solvencia, que son los valores de referencia en estos momentos.

El BBVA opta por la prudencia
Comentarios