viernes 3/12/21

Empleo, sólo menos peor

Haber evitado el nivel cabalístico de los cuatro millones de desempleados parece haber consolado al Gobierno, tras conocer las cifras del paro registrado en diciembre. Eso, y que los inscritos en las oficinas de empleo hayan sido menos que los meses anteriores o que un año atrás. Pero, además de relativos, los datos son absolutos: 795.000 empleos perdidos en el 2009, con un promedio de casi 2.200 por día natural.

Relativismos al margen, el balance anual del empleo es malo de solemnidad. La Encuesta de Población Activa (EPA), tenida por los expertos como medida más fiable, luce peor que los registros oficiales y desautoriza las excusas y los vaticinios con que el Gobierno trata de capear la evidencia de que el 2010 no se perfila mejor. La percepción dominante entre los ciudadanos es que nadie hace ni propone nada, con una especie de lamentable conformismo frente a la situación.

Sucesivas encuestas no paran de confirmarlo. Por una parte, dos de cada tres ciudadanos consultados señalan el empleo como su principal inquietud. Por otra, alrededor del 70 por ciento valora entre regular y muy mala la respuesta del Gobierno frente a la crisis económica. Y una porción apreciable considera que la canciller alemana, la conservadora Angela Merkel, lo está haciendo mucho mejor. Aunque tal apreciación no se traslada al Partido Popular: apenas un tercio le atribuye capacidad para mejorar la gestión gubernamental.

El simple sentido común sugiere que semejante panorama debería impulsar a los líderes políticos a dedicarse al asunto a tiempo casi completo, con o sin el decidido concurso de sindicatos y patronal. Pero unos están a otras cosas y los otros no han pasado de comprometerse a volver a hablar. Luego les extraña que los sondeos reflejen un desapego cada vez más extendido en la sociedad.

Comentarios