martes 22.10.2019

Zona cero socialista

Parece como si Patxi López  hubiera leído el último editorial de Estrella Digital en el que se abogaba por un Congreso Extraordinario, algo que ningún líder o barón socialista se ha atrevido a pronunciar hasta dos días después del hundimiento. Tiene razón el lehendakari, a quien se han sumado entre otros Alfonso Guerra y Juan Carlos Rodríguez Ibarra,  cuando dice que las primarias “no pueden ser la única respuesta” a los históricos –por malos- resultados electorales del domingo.

Dadas las circunstancias, al PSOE no le basta con un nuevo candidato para las próximas generales y ni siquiera un recambio en la Secretaría General. Sus miras deben ser tan ambiciosas como serenas y, siendo importante quién será el responsable de ejercer el liderazgo, lo es más el contenido del debate y el programa que se derive de él. La crisis, a la que Zapatero llegó dos años tarde y sin capacidad de reacción, vino a demostrar una frase atribuida a Groucho Marx: “Estos son mis principios. Si a usted no le gustan, tengo otros”. En su segunda legislatura ha demostrado que puede tener y negar cuantos principios se le presenten, pero lo peor no es eso, sino que ese vacío de ideas lo ha llevado al núcleo del PSOE, donde no soóo se han quedado huérfanos de principios sino que, tampoco, han sabido a qué idea –por dispares- aferrarse.

Ferraz es como una “zona cero” sin capacidad de reacción alguna, sin objetivos, ni idearios, y donde el pesimismo les impide ver más allá de la situación actual. El próximo sábado conoceremos si el Secretario General del PSOE sigue apostando por las primarias. Si es así –disculpe la ironía- no cabrá ninguna duda de que ha sido un tapado del PP durante estos años y que su único objetivo ha sido dinamitar el partido de Pablo Iglesias. Unas primarias sería añadir más zozobra a un barco a la deriva.

Por eso, ahora les toca a los barones -todos derrotados por culpa de ZP- ponerle los pies en el suelo y exigir un Congreso Extraordinario, como muy cabalmente ha pedido Patxi López, para comenzar la regeneración cuanto antes. Conseguir remontar será cuestión de mucho tiempo.
Pero si las cosas no se hacen con mesura será como alimentar la agonía de los pollos sin cabeza.

Comentarios