lunes 23/5/22

La imagen de al-Qaeda

Entre las últimas imágenes conocidas de Osama bin Laden se encuentra un vídeo decomisado en su inmueble la noche en que perdió la vida, que muestra al líder de al-Qaeda inclinado delante de una pantalla de televisión estudiando un vídeo de sí mismo. Ello es testimonio de la obsesión de bin Laden con la faceta mediática de su guerra contra América.

Este rostro moderno de la yihad de bin Laden trasciende claramente en un escrito de 21 páginas remitido por su asesor de imagen, un yihadista de origen estadounidense llamado Adam Gadahn. El escrito no está fechado, pero parece haber sido redactado después de noviembre de 2010 durante los últimos seis meses de vida de bin Laden.

Gadahn lo redactó sobre todo como si fuera un jefe de prensa que mantiene correspondencia con un cliente. Incluye sugerencias del momento de aparición del vídeo tras las legislativas estadounidenses de 2010 y de uso de vídeo de alta definición, y realiza evaluaciones sarcásticas de las principales cadenas norteamericanas.

Como escribí la pasada semana, Gadahn odiaba Fox News ("es muy parcial"); le gustaba la MSNBC pero se quejaba del despido de Keith Olbermann; tenía opiniones surtidas de la CNN (mejor en árabe que en inglés) y realizaba comentarios halagüeños de la CBS y la ABC. Básicamente, quería manipularlas a todas en favor de al-Qaeda. También mencionaba a periodistas de la prensa, el periodista Robert Fisk del Independent británico sobre todo. Cita a tres estadounidenses ("Brian Russ", "Simon Hirsh" y "Jerry Van Dyke"), aunque no está claro a quién se refería.

La orientación mediática se encontraba entre los documentos incautados del inmueble de bin Laden la noche del 2 de mayo. Me fueron facilitados, junto a un selecto grupo de documentos decomisados, por un alto funcionario de la administración Obama.

La nota de Gadahn muestra a una organización que lucha por mantener la ofensiva mediática a pesar de los devastadores ataques estadounidenses. Son en parte ensoñaciones, con sueños de yihad, pero hay un núcleo de autocrítica contundente que deja claro que Gadahn, como su sucesor, entendía que al-Qaeda estaba perdiendo su guerra.

Gadahn llegó a temer que los reveses de al-Qaeda en Irak y en otros sitios supusieran "un castigo divino a nosotros por nuestros pecados y nuestras injusticias". Como bin Laden, estaba profundamente preocupado porque las ramas de al-Qaeda hubieran matado a muchos musulmanes y enumera 13 operaciones que ponen de manifiesto "la tragedia de tolerar que se derrame sangre (musulmana)".

Gadahn es una figura intrigante cuya vida parecería trasnochada si hubiera sido esbozada por un guionista de Hollywood. Nació siendo Adam Pearlman en 1978, nieto de un facultativo de California que había formado parte de la junta directiva de la Liga Antidifamación judía. Gadahn se convirtió al islam con 17 años, emigró a Pakistán a los 20 y en marzo de 2001 desaparecía en el mundo de al-Qaeda. En 2006 fue declarado culpable de traición.

En el escrito, el asesor pone el acento en "cómo explotar" en televisión el décimo aniversario del 11 de Septiembre. Teme que la CNN "parece cooperar con el gobierno más que las demás", aunque elogia su cobertura "detallada y buena" en árabe. "Solía pensar que la MSNBC era algo buena y neutral", prosigue, pero destacando a continuación el despido de Olbermann.

La conversación acerca de los medios prosigue: La CBS "tiene un programa conocido ('60 Minutes') que tiene cierta popularidad y buena reputación". La ABC "está bien; en realidad, puede que sea uno de los mejores canales", gracias a su principal investigador y experto en terrorismo, Brian Ross. Pero todas las cadenas, se queja, incorporan analistas que "llevan a cabo la difamación" de las figuras de al-Qaeda.

Gadahn discute cómo manipular la cobertura. Bin Laden podría ofrecer "una exclusiva" a una cadena; pero mejor difundir el material "para que sea una competencia sana". En cuanto a los periodistas de la prensa, sugiere informar a entre 30 y 50 de que han sido elegidos para "recibir material especial" con motivo del aniversario del 11 de Septiembre. Con que responda la tercera parte de ellos, destaca, al-Qaeda tendrá 10 periodistas que "darán a conocer nuestra misión".

Gadahn aduce que las jornadas posteriores a las legislativas de noviembre de 2010 son "idóneas" para dar a conocer el nuevo vídeo: "Todo el debate político de América versa sobre la economía, ignorando u olvidando la guerra y su papel a la hora de debilitar a la economía". Dice que bin Laden no debe preocuparse de aparecer demasiado, porque puede llegar a "millones de admiradores" en el mundo musulmán, y "levantar la moral" de los guerrilleros de al-Qaeda que se están enfrentando a "un desastre tras otro".

Al asesor de imagen de al-Qaeda no le gustaba Fox News ("que se muera en su indignación"), pero entender el motivo es difícil. Ciertamente la cadena de Rupert Murdoch, con su cobertura saturada de guerra contra el terror, hizo más para mejorar el perfil de bin Laden que ningún otro medio convencional.


Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

La imagen de al-Qaeda
Comentarios