viernes 3/12/21

La 'ronaldodependencia' anima el 20-N

No ha sido más que diagnosticar el prestigioso médico holandés Van Dijk que Cristiano Ronaldo ya tiene el alta y que, por lo tanto, está en condiciones de ponerse a las órdenes de Manuel Pellegrini para que se empezara a disputar el clásico del 29-N entre el Fútbol Club Barcelona y el Real Madrid.

Un choque tan esperado desde que empezó la temporada que se obvia que ambos equipos aún deben abrir un paréntesis en el camino hacia la cita del Camp Nou para afrontar una jornada del Campeonato de Liga, y otra de la Liga de Campeones. Ni los azulgranas deben pasar de puntillas sus compromisos ante el Athletic de Bilbao y el Inter de Milán, ni los madridistas fiarse del Racing de Santander y del Zurich.

Hay hambre de un partido como el clásico de los clásicos. Pero sobre todo hay muchas ganas de ver por primera ver a Cristiano Ronaldo como el súper crack de los casi cien millones de euros fichado por Florentino para encabezar un galáctico proyecto con el objetivo de destronar al Barcelona.

Conforme pasan las horas se hace más patente la 'ronaldodependencia' de un Real Madrid que necesita arrancar un buen resultado del Camp Nou para no desatar una nueva crisis deportiva cuando todavía no ha cicatrizado la herida del 'alcorconazo'.

El temor a un nuevo ridículo en la presente temporada y el primero ante su máximo rival azulgrana ha hecho que el Madrid haya trabajado a destajo en el maltrecho tobillo derecho de Cristiano Ronaldo. El objetivo es llegar con el once de gala y con garantías a ese encuentro en el que es más importante comprobar la credibilidad de un proyecto con un golpe de autoridad que el resultado en si debido a que aún quedará tres cuartos de Liga por disputarse.

Y para lograrlo el Madrid deberá ir paso a paso y aforantar los encuentros ante el Racing de Santander de Liga, mañana sábado, y del Zúrich, de Champions, el próximo miércoles, como dos pruebas cruciales para que Cristiano Ronaldo vaya calentando motores y la maquinaria de Pellegrini haga frente al 29-N casi en igualdad de condiciones con el Barça.

Comentarios