viernes 3/12/21

Golpe de autoestima

El Real Madrid dio anoche un golpe de autoestima sobre el césped de San Siro en su mejor encuentro de la temporada. Un choque en el que Manuel Pellegrini se armó de valor y repitió el equipo del pasado sábado ante el Getafe, con una dupla atacante formada por Higuaín y Benzema que exige continuidad y con Raúl en el banquillo.

El Madrid se empleó a tope para lograr un resultado positivo, aunque la renta de la igualada a un gol le deja aún en la incertidumbre de tener que jugarse la primera plaza del grupo, algo que se le ha complicado, y el pase a la siguiente fase en sus dos próximos compromisos: Olympique de Marsella y Zurich.

Si ahora resulta que Florentino Pérez ha cambiado el discurso de su segundo asalto al poder del Real Madrid del "hay que hacer en un año lo de tres" por el de "hay que trabajar con tranquilidad para un proyecto de dos años" de hace unos días al ratificar a Manuel Pellegrini, el madridismo no tiene por qué rasgarse las vestiduras ni 'armar la marimorena' por el empate.

Los prometedores destellos que se le vieron al equipo masdridista, con un Benzema bregándose con la defensa italiana y un incansable Lass, sí le puede hacer abrigar al aficionado blanco alguna pequeña esperanza de que Pellegrini pueda haber encontrado al fin el camino deseado en un primer tiempo pleno de coraje y presión sin límite por todo el campo. En la segunda mitad volvió a las andadas con un desbarajuste táctico que permitió engrandecerse al Milán de manera alarmante.

Pero mientras tanto, a la espera de comprobar si esta mejoría no es el asomo de un pasajero espejismo, habá encomendarse al 'todopoderoso' San Domingo de Alcorcón para que obre el milagro y el Madrid evite la dura tarea de tener que ver desde las gradas del Bernabéu la final de la Liga de Campeones.

Comentarios