domingo 17/10/21

Florentino se olvidó del Lyon

Florentino Pérez volvió a hablar del Real Madrid el pasado viernes tras un tiempo sabático ante los medios de comunicación en el que sólo lo hizo su 'cyrano' Jorge Valdano. Antes de que el Real Madrid volviera a tomar el mando de la Liga con una remontada a lo Real Madrid ante el Sevilla, y en el arranque de una semana europea en la que tendrá que repetir otra remontada ante el Olympic de Lyon. Otra apoteosis que le permita seguir soñando con vista de la décima en el Santiago Bernabeu. Porque si la Liga es importante, que nadie se engañe, para el Madrid, para Florentino Pérez y para la familia madridista el coronarse campeón de la Champions es el primer objetivo de la temporada.

Fue en un acto en la sede de la Comunidad de Madrid, con motivo de la entrega a la presidenta más taurina del país, Esperanza Aguirre, de la 'entrada cero' de la final de la Liga de Campeones, que se celebrará el 22 del próximo mayo en el estadio Santiago Bernabéu.

El presidente blanco aprovechó que en la ocasión 'pintaban pintas' para insuflar el ambiente de madridismo y para dejar muy claro cuál es el principal objetivo de la entidad blanca esta temporada: "El Real Madrid ama la Champions sobre todas las cosas. El club tiene marcado en el ADN la palabra Europa".

Para Florentino, la final europea va más allá de lo deportivo. Y más aún cuando por su cabeza y la de los seguidores madridistas es lógico que ronde la maligna y no deseada posibilidad de que el Fútbol Club Barcelona pudiera plantarse con intenciones de revalidar el título europeo en la final con el Madrid en la grada o viéndola por televisión.

Y si además es el Barça el que levanta la copa de campeón y, para más 'inri', da la vuelta triunfal por el coliseo de Chamartín, como diría un castizo fetén madridista, sería "para llorar y no tener pañuelo".

Pero Florentino, quizá porque no quiso ser aguafiestas en un acto tan señalado, obvió recordar que para llegar a la finalísima de mayo en casa, el Madrid tiene este miércoles el escollo del Olympique de Lyon con la necesidad de tener que remontar el resultado adverso de la ida de un gol a cero.

Es un trance delicado pero no insalvable siempre que la necesidad imperiosa que pregona Florentino Pérez de pensar en el 22 de mayo y en la final del Bernabéu caiga como una losa sobre Cristiano Ronaldo y compañía.

Comentarios