viernes 3/12/21

¿250 millones para esto?

Seguro que Florentino Pérez no se podía imaginar la forma tan esperpéntica y bochornosa en que se ha cumplido una de sus promesas en su toma de posesión como presidente. Cuando afirmó que el Real Madrid volvería a acaparar las portadas y arranques de los principales medios de comunicación del mundo.

Y así ha sido, muy a su pesar. Tras la histórica goleada galáctica de anteanoche ante el modesto Alcorcón y que ha hecho, para mayor escarnio y sonrojo del madridismo, que la cara más deprimente y ridícula del Real Madrid haya dado la vuelta al planeta futbolístico.

Esta película de ahora es preocupante. Se parece mucho a la de la primera etapa de Florentino. Es una copia de cuando tiró la toalla reconociendo haber mimado a una plantilla que se le había escapado de las manos.

Cinco años en los que los problemas internos de un vestuario caprichoso que 'devoró' seis entrenadores (Del Bosque, Queiroz, Camacho, García Remón, Luxemburgo y López Caro) y que, además, llevó al presidente al holocausto de una espantada que dejó al club a la deriva.

De esta crisis que ha puesto al Madrid a los pies del caballo del ridículo universal no se pueden ir de rositas unos jugadores que en su mayoría no parecen estar comprometidos con la causa. O el técnico, Manuel Pellegrini, abrumado por un vestuario que ha vuelto a las andadas con brotes de indisciplina de algunos jugadores como Drenthe, Benzema, Granero y Guti. Y el director deportivo Jorge Valdano como partícipe principal en la confección del engendro de una plantilla descompensada y de la elección del técnico chileno.

Si el niño del anuncio le preguntaba a su padre "¿por qué somos del Atlético?, otro pequeño madridista le puede hacer la siguiente al suyo: "¿Doscientos cincuenta millones para esto?". Una respuesta que solamente puede dar Florentino Pérez como máximo responsable de la caótica situación del Real Madrid.

Pero hasta ahora Florentino sólo ha sacado a dar la cara por él a su bien remunerado, que para eso le paga 'dos kilos y medio' anuales, 'cyrano' Valdano. Y esto puede producir intranquilidad en una afición a la que le puede venir la duda de que 'nunca segundas partes fueron buenas'.

Comentarios