Jueves 20.09.2018

El qué y el cómo de Sánchez

Comunicar bien es esencial. Tanto que podríamos decir que la política se construye sobre dos pilares fundamentales y la comunicación es uno de ellos.

El otro es la acción política, el Ejecutivo, la enmienda y la propuesta parlamentaria. Uno es el qué y el otro es el cómo. Con eso podemos mantener o derrocar a cualquier gobierno.

Vemos estos días análisis profundos sobre el cómo, sobre el relato de Pedro Sánchez. Cómo ha llegado hasta La Moncloa por delante del qué ha hecho para ese mismo éxito.

Eso ya es un nuevo éxito suyo, de su equipo, o de las casualidades de la vida. Que hablemos de su historia, de su superación y de las bondades de sus asesores es un lujo para quienes ahora se encargan de la imagen del Presidente.

Que dure todo lo que puedan mantenerlo, por el bien de Sánchez. Su historia lo merece, siempre ante la (superable) adversidad, enfrentado al poder (desde el poder) y con su innata capacidad para perseguir su objetivo.

No recuerdo ya quién dijo aquello de que nada teme ni nada le frena a quien sabe lo que quiere, pero desde luego podría haberse inspirado en el actual Presidente.

Mientras estemos con la mirada fija en esa construcción de imagen, en ese “storytelling” tan de manual a la vez que real y cierto, tendrá un escudo ante la feroz oposición que desde el primer segundo ha planteado un asedio.

Cuando esa muralla caiga, cuando toque el qué, la acción política y el momento de descubrir que por mucha historia de superación que uno tenga no hubiera llegado sin negociar, empezará la verdadera debilidad.

Porque uno puede construir el mejor de los relatos, la mejor de las historias, la más perfecta de las imágenes, pero al final necesitas los votos del PNV.

Alberto Sotillos

Sociólogo, analista de comunicación política.

@AlbertoSotillos

Comentarios