martes, diciembre 6, 2022

MI AMIGO PABLO CASADO, EL HOMBRE TRANQUILO

En las elecciones, en que fue elegido presidente, la nutrida militancia de la que presumía el PP no respondió. La primera llamada del partido a la participación de las bases no salió como se esperaba. Algo no funcionaba con Rajoy, lleno el campo de minas de los Bárcenas y la Gurtel. Solo 66.384 afiliados pidieron votar para elegir al próximo presidente o presidenta del PP, un 7,6%. El 92,4% restante, más de 800.000 militantes, figuraban como tal, en el censo oficial ofrecido por el partido en su última actualización, pero no dieron señales de vida para participar en el proceso. La propia María Dolores de Cospedal, candidata a presidir el partido, admitía que un 90% de ellos no pagaban las cuotas y, por tanto, se habían desvinculado de su actividad como militantes de base.

Pablo Casado, fue elegido presidente con el 57% de los votos: «El PP ha vuelto» El hasta entonces vicesecretario popular ganó el Congreso del PP con 1.701 votos frente a los 1.250 obtenidos por la exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que perdió la batalla interna con Casado, tras obtener el apoyo de los militantes en la primera vuelta de las primarias. «El PP ha vuelto. Hemos vuelto después de este proceso interno». Así se expresó ese domingo de julio 2018 Pablo Casado, elegido como nuevo presidente del Partido Popular. Su candidatura conquistó el apoyo de la mayoría de los 3.082 compromisarios del Congreso del PP, celebrado ese fin de semana en Madrid. Según explicó tras el recuento la presidenta del XIX Congreso Extraordinario, Ana Pastor, la candidatura al Comité Ejecutivo de Casado obtuvo 1.701 votos frente a los 1.250 logrados por la exvicepresidenta del Gobierno. Votaron 2.973 de los 3.082 compromisarios, por lo que el vicesecretario logró el 57,2% frente al 42% de Sáenz de Santamaría, alguien, a mi juicio para olvidar.

El liberal Pablo, se enfrentaba, a una ardua tarea después de que Rajoy en vez de dimitir y convocar elecciones, dejara a Pedro Sánchez ganar la moción de censura y con ello ser substituido en la Presidencia del Gobierno el 1 de junio de 2018, y comenzara allí el calvario, de ser la oposición a un Sánchez dispuesto a cualquier cosa, con tal de residir en la Moncloa, ganando encima, las generales de noviembre de 2019 con 120 diputados, en las que Casado consiguió 89 diputados , circunstancia debida a la aparición de Vox con 52 diputados,( en realidad una escisión del PP) por su derecha, con un batacazo de Ciudadanos de 57 en Abril a 10 diputados en noviembre(Hay rumores de tongo en la calle, por el recuento de Indra)). Eso dejaba un panorama de absoluta necesidad de alianza, entre PSOE 120 y Unidas Podemos con 35 y el resto de independentistas, para formar gobierno. Este Gobierno Frankenstein que ha tenido que enfrentarse, como todos los demás, a la pandemia del Covid 19, con una ineficaz y desorganizada actuación, con ya 53.000 muertos y la economía en quiebra absoluta.

Conocí a Pablo Casado en el Club Liberal Español del que fui presidente desde su fundación en 2007 hasta 2013. Tuve la impresión de que era una persona de singular valía, por lo que le propuse y nombré vicepresidente del Club, en lo que se demostró de suma eficacia. Sabía de sus relaciones con José M.ª Aznar y la también liberal Esperanza Aguirre, y de su pertenencia a la Fundación FAES y he seguido con particular interés su actividad en el PP, desde que se presentó a candidato a presidente, hasta las recientes declaraciones en que, ha pedido el cese inmediato del ministro Alberto Garzón, y afirmado que llevará la reprobación del vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, al Congreso por atacar al jefe del Estado», el Rey Don Felipe VI.

Mi interés además es, porque soy autor de la Historia del PP en V Tomos de la editorial Aracena, cubriendo el desarrollo del Centro derecha español desde 1812 a la muerte de Franco el I tomo, el II en tiempos de Adolfo Suarez, el III Felipe González, el IV José María Aznar y el V Zapatero-Rajoy hasta 2011. No pertenezco al PP, aunque en tiempos ayudé, por mi especialidad como sociólogo de la Salud, al Comité Nacional de Sanidad del Partido, siendo como soy liberal, miembro del partido europeo ALDE (Alianza de liberales y demócratas), al que pertenece también Ciudadanos.

El problema, al que se enfrenta Casado ahora, es la caótica situación sanitaria, económica y política, en el enfrentamiento del poder judicial, que se apoya en el Rey y la Constitución, con el Ejecutivo y el Legislativo. Además con el resto de partidos independentistas, y antisistema, que parecen querer destruir España, por lo que le califico como de “hombre tranquilo” pues lo está haciendo, aguantando con firmeza el timón de este barco, que parece irse a formar parte de las repúblicas bananeras del Foro de Sao Paulo, levógiras, sin por ello utilizar el neoliberalismo(capitalismo puro y duro Milton Friedman y George Stigler,) sino el liberalismo de la Escuela austriaca de Hayeck y Popper, defendiendo la libertad como lo hace Mario Vargas Llosa y su Fundación Libertad o Juan Ramon Rallo en España, sabiendo que solo el PP, como lo ha hecho ya otras dos veces en España, es capaz de recuperar la Economía en catástrofe, durante y después de la pandemia. Su fortaleza y mano de seda podrán obrar el Milagro de librarnos de la actual cacofonía insoportable, en los medios de comunicación social, que falta hace, contrariamente a la mano de hierro que algunos impondrían, seguramente desde Vox o aún más allá.

BERNARDO RABASSA ASENJO. SECRETARIO RELACIONES INSTITUCIONALES Y COMUNICACIÓN del PARTIDO 3ª EDAD EN ACCIÓN. PRESIDENTE FUNDACIÓN FIECS (INSTITUTO EUROPEO PARA LA COMUNICACIÓN SOCIAL). PRESIDENTE DEL CLUB NUEVO LIBERALISMO S, XXI. CONSEJERO DE LA FUNDACIÓN PADRE DAMIÁN Y MADRE TERESA DE CALCUTA.

Bernardo Rabassa

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias