martes, diciembre 6, 2022

El butanero como leyenda urbana

Con motivo del día del padre que todos los años se celebra en Marzo, he comenzado a recibir por redes sociales chistes y memes-que es lo moderno-, realzando la vieja leyenda urbana del butanero. Claro que resulta chocante que el día del padre este dedicado a San Jose, cuya paternidad está muy en entredicho, pero para esas cuitas con la Iglesia hemos topado amigo Sancho.

En todos se aprecia una suerte de exaltación de los cuernos masculinos. La leyenda cuenta que los butaneros han engendrado un número indeterminado  de hijos ilegítimos con las mujeres a las que visitaban, con el fin de realizar el servicio del cambio de bombona y al parecer, ofrecer otro tipo de servicios, digamos más íntimos y personales.

Se da por sentado que aquellos mocetones, provenientes de la católica Polonia eran los entretenedores oficiales de miles de amas de casa aburridas que echaban una canita al aire para darle a tu cuerpo alegría Macarena, mientras los correspondientes maridos cornúpetas se encontraban ganado las lentejas y el cocido para dar de comer a los churumbeles.

Las habladurías se desinflaron con el paso de los años, y los polacos fueron sustituidos por gentes llegadas de ultramar-ósea sudamericanos-, quizás menos fornidos que los provenientes del Este de Europa.

Lo que resulta meridianamente claro, es que no se trata más que de una leyenda urbana, ya que no existen estadísticas de un aumento de bebes rubios con ojos claros en los hogares españoles. Tampoco las autoridades policiales detectaron un incremento de polacos asesinados por maridos encelados, como hubiera sido lógico en la vieja Iberia, que consideraba que el honor del hombre se hallaba entre las piernas de las mujeres.

Así que si usted es moreno, de estatura media y su santa esposa también, y su rapaz mide uno noventa, tiene los ojos azules como el mar y el pelo dorado como el trigo, busque en sus ancestros que seguro que hay algún tatarabuelo que tenía esas características físicas ¿Y si no? Ajo y agua, amigo, que la vida es muy corta como para amargarse por una tontería como esa.

José Romero

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias