martes, febrero 7, 2023

El albañil que fue general

No te pierdas...

Es un hombre enjuto, recio, con el rostro ajado por el sufrimiento del trabajo. Ha pasado tiempo en la cárcel por sus actividades anarquistas, pero el alzamiento del 18 de Julio de 1936, lo ha devuelto a la calle. Ha tomado Guadalajara con sus milicianos y en la cárcel de la localidad, que se ha rendido horas antes, los presos le entregan a uno de ellos. Se trata de José Escobar, el hombre que tiempo antes le había torturado en prisión. El torturador tiembla, es consciente de que le queda poco tiempo de vida. La escena es intensa. Ambos hombres se miran a los ojos. El jefe de la columna anarquista es un hombre bueno y honesto. No le pega un tiro con su pistola. Para él, la vida es sinónimo de la dignidad. Deja que se marche perdonándole ante el asombro de todos.

¿Quién era aquel jefe, aquel hombre capaz de perdonar a su torturador?

Cipriano Mera nació en 1897 en el madrileño barrio de Tetuán de las Victorias. Desde muy niño pasó hambre y vicisitudes, no teniendo otra opción que ser albañil para comer y ayudar a su familia. Aprendió a leer y a escribir a los 23 años, decidiendo que un mundo mejor era posible, por lo que abrazó el credo anarcosindicalista, el ideal que él consideraba como idílico para sacar a la humanidad de la opresión y la pobreza.

Eran tiempos difíciles y enseguida destaca como mando militar. Consciente de que para ganar la guerra es necesario crear un ejército, con la disciplina inherente a la organización militar; resulta ser una contradicción de su pensamiento, pero lo considera imprescindible para salvar la República. En la defensa de Madrid contra las tropas nacionales, se distingue siempre al frente de sus hombres. Federica Montseny, ministra de sanidad, preocupada por el número de bajas le advierte de que no debe exponerse a tantos peligros, él contesta con humildad: “¡Imposible mujer! A un hombre no le siguen otros si no va el primero”

Durruti muere en un ataque frontal en el Hospital clínica de Madrid, Mera se lo había advertido: “si los comunistas te ordenan que ataques de frente el Hospital Clínico es que quieren acabar contigo” En Guadalajara vence utilizando tácticas de cazador furtivo, que había aprendido para comer algo en su infancia, simplemente espera a que la presa pase. Hace que los italianos de Mussolini corran como conejos asustados, incluso el General Annibale Bergonzoli, olvida sus maletas, que caen en manos de Mera. En su interior, fotos del general italiano vestido de mujer.

Los comunistas le odian, incluso en Brunete atentan contra su vida. No aprueban la revolución anarquista y el a su vez los considera un mero brazo ejecutor de Stalin. Nombrado jefe de la XIV División, Cipriano hará de ella una unidad mítica.

Es un albañil que dirige como un general. A pesar de tener cuarenta años su aspecto delata los sufrimientos sufridos por lo que es apodado “El Viejo”. Participa en varias batallas del centro de España, llegando a mandar un Cuerpo de Ejército, siempre en primera línea, junto a sus hombres. Es un héroe para todos, incluso después de la guerra, será ensalzado por sus antiguos enemigos los falangistas, más cercanos a los ideales anarquistas que a Franco.

En 1939, acude a Madrid con sus divisiones en ayuda del Coronel Casado. Este ha dado un golpe contra el gobierno comunista del doctor Negrín, para intentar acabar la guerra de una vez, aunque sea rindiéndose. Pero hay una mini guerra civil en la capital, en la que luchan los comunistas por un lado, contra los republicanos de Casado y los anarquistas de Mera por el otro. Al final, los dirigentes comunistas huyen de España, abandonando las tropas a su suerte.

Casado rinde la ciudad y Mera logra escapar a África. Allí trabaja de albañil de nuevo hasta que los nazis conquistan Francia y con ella sus posesiones coloniales. Mera es detenido y entregado a Franco. Es condenado a muerte. Acepta su destino y dice a su hijo: “Cuida de tu madre y no odies a nadie” En la prisión, coincide con algunos falangistas que también se encuentran encarcelados por Franco que sienten un privilegio al conocerle.

En la prisión, coincide con algunos falangistas que también se encuentran encarcelados por Franco que sienten un privilegio el conocerle.

Al final es puesto en libertad y vuelve a trabajar de albañil. Vive en la más extrema austeridad pero se cansa de ser interrogado por la policía -Franco le temía, no por haber sido un General enemigo y anarquista, sino porque al contrario de muchos otros, se trataba de un hombre honrado, libre de crímenes de guerra y ante todo fiel a sus creencias, lo cual es mucho más peligroso que mil bayonetas-, y se marcha a Francia con Teresa, su mujer, la única persona que jamás traiciono al viejo anarquista. Participio en las barricadas del Mayo francés del 68. Nunca dejo de ser un revolucionario.

Jamás volvió a España, muriendo el 25 de octubre de 1975 en París, unos días después de Franco. Tan solo recibía su paga de albañil, oficio que ejerció hasta pocos años antes de su muerte. Es un gran desconocido para la gran mayoría de los españoles.

Cipriano Mera, fue un hombre de honor, valor e ideales aunque estos se compartan o no. Fabricado así mismo tras una infancia y juventud durísimas, merece ser conocido en estos tiempos que corren, donde al parecer se pretende que los españoles estemos enfrentados de nuevo.

Un hombre fabricado de la pasta que están hechos los héroes: honestidad, valor y creencia en sus ideas. Un español que luchó por un país mejor y más justo desde un lado de las trincheras, contra otros españoles que defendían lo mismo pero de otra forma. Tomemos ejemplo de los Estados Unidos. Tras una guerra fratricida, no existe memoria histórica, porque el nombre de generales de ambos bandos está en sus buques, en estatuas repartidas por toda la unión.

Recordemos en la figura de Cipriano Mera a todos los hombres y mujeres de los dos bandos que fueron valientes, que no odiaron a nadie y que sobre todo, fueron españoles de bien.

Así debe ser.

José Romero

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -