domingo, diciembre 4, 2022

No hay peor ciego…

Pedro Sánchez parece seguir siendo incapaz de comprender que el objetivo esencial de Podemos es reducir a escombros al PSOE utilizándolo a él y a sus ansias, su «ansia viva» de Moncloa como martillo de demolición. Es tal su obcecación que tras la insultante propuesta, con todas las cargas publicitarias de humillación a su partido y hacia él mismo, que fue incapaz de reaccionar y sus declaraciones inmediatas iban más allá de ofrecer la otra mejilla y rayaban ya la sumisión sadomasoquista. Hubieron de ser los dirigentes territoriales quienes le obligaron un día después a aparentar al menos un poco de dignidad y ya fue entonces cuando su cachicán, Luena, salió haciéndose el ofendido y engolando enfados.

Pero duró poco el «ataque de dignidad» sanchista. A nada comenzó un delirante jugueteo tuitero, impropio de la cuestión trascendental de que se trata, y que más sonaba a novio tonto que quiere volver a los besitos. Y en eso van a seguir. Por Sánchez, desde luego, hasta el final. Hasta cerrar el acuerdo por más letal que pueda ser para España y más demoledor pueda resultar para su partido. Tragará, ya ha tragado hasta con la sonora befa que le escenificaron los podemitas, considerando que luego ya ÉL en Moncloa todo lo restañará y que el reparto de cargos y prebendas apaciguará a su partido. Y en este segundo caso hasta puede que tenga mucha razón en pensar así.

La semana pasada Sánchez tuvo comida y reunión con Felipe González (Reservado del Hotel Wellington en Madrid) donde el expresidente quiso convencerlo de las nocivas consecuencias de su intentona. Por los resultados parece que sin mucho provecho. La respuesta, aunque a González todavía no lo han «tocado» públicamente, con los críticos que se atreven a levantar la voz es la descalificación mas atroz y personal. Lo han hecho con los veteranos, con Alfonso Guerra, con Corcuera, con Rubalcaba, con Redondo Terreros, con Leguina, a los que se insulta sin rubor y se les llama «dinosaurios» y se les da por «extinguidos» y «amortizados» negándoles incluso el más mínimo respeto a su trayectoria, historia y hasta personal. Con los «barones», por el momento y en público, aún se recatan un poco pero a través de sus terminales mediáticos Ferraz se está lanzado todo el sulfúrico que puede contra ellos, en especial contra la andaluza Susana Díaz intentando su desprestigio, suponiéndole a ella lo que en realidad es la seña más clara de identidad de Sánchez, una irrefrenable ambición del poder al precio que sea y con quienes sea.

El Comité Federal del día 30 puede ofrecer algo de luz en como se desarrolla la pugna interna, pero es incluso posible que antes se produzca alguna poderosa novedad. Felipe González puede decidirse a hablar e incluso a escribir. Y hasta ahí puedo leer.

PD. Sánchez fue a Portugal a ilustrarse sobre el gobierno tripartito de perdedores -aquí ni siquiera le vale y ha de sumar a los separatistas- pero me da que ahora no irá. Apenas un mes después de consumar ese gobierno en las elecciones presidenciales del domingo el candidato conservador ha barrido en primera vuelta obteniendo la mayoría absoluta. El presidente en Portugal tiene capacidad de vetar leyes y de disolver el Parlamento, entre otras atribuciones.

Antonio Pérez Henares

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias