sábado, diciembre 3, 2022

La «polla» de Belén Esteban

Del «me lo paso por el chichi» al «estoy hasta la polla». ¿Se ha operado Belén Esteban de otra parte de su cuerpo que no sean sus tetas, sus labios o su cara en general? ¿Habrá que cambiar lo de «princesa del pueblo» por «príncipe del pueblo»?

Lo que no cambia con el paso del tiempo es su ordinariez. «El que nace ordinario, muere ordinario», decía mi abuela, y en el caso de esta señora parece que va a tener razón. Eso sí, su cuidada educación la sirve al menos para conseguir que su hija Andreíta se siente en primera fila en 'El Hormiguero' para ver a su ídolo Justin Bieber. Si no fue ella también debió ser para no eclipsar al cantante. 

O a lo mejor lo hizo por si se cansaba y soltaba también en directo lo de «estoy hasta la polla», lo que dijo esta semana en 'Sálvame' con la visita de Makoke, la mujer de Kiko Matamoros que ahora ejerce de «colaboradora suplente» en el programa. 

La Esteban no la soporta porque, según ella, «Kiko Matamoros es una marioneta en manos de Makoke». Vamos, lo mismo que el «Mígue» en sus manos, pero con la diferencia de que a Makoke sigue dando gusto verla después de pasar por el quirófano. 

O, sin ir más lejos, lo que son el resto de tertulianos del programa también en sus manos. Como su amiga Mila Ximénez, que dio otro cursillo de buenos modales tildando a Makoke de cosas tan bonitas como «metemierda», «tonta» o «mala«.

Así es como reciben en 'Sálvame' a un nuevo colaborador sus compañeros. Vamos, lo ideal como para que al salir de su plató se fuera directa al psicólogo o al médico de cabecera para pedir la baja por estrés. Hay trabajos que no están pagados, y uno es el de formar parte de este espacio de Telecinco. 

El delito que había cometido la citada Makoke no era otro, según sus «compis», que ser una «falsa», por decir que no quiere hablar de su vida personal y, según ellas, estar todo el día contándolo todo a determinados periodistas. Sin duda como para meterla en la cárcel más tiempo que a la Pantoja. O para fusilarla en la Plaza Mayor.

A este paso van a cambiarnos el sexo a todas. Con semejantes tramas sólo la educación que me dio mi madre me impide apuntarme al «estoy hasta la polla» de la Esteban. Y yo al menos no delinquiría con la frase, por no estar en horario de protección al menor como están ellas (se pronunció en el 'Sálvame naranja', la versión «light» del espacio). Buena que es una. 

La mosca

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias