jueves, diciembre 1, 2022

Chabelita se ha quedado ciega

Esas cosas pueden pasar en un programa de supervivencia. Una va sólo pensando en lo que va a ganar, y no se para a pensar en lo que puede perder. A Chabelita, por ejemplo, le ha costado la vista. La chica se ha quedado completamente ciega. 

Este jueves, en la gala de 'Supervivientes', parecía que la chica estaba bien (hablamos de la visión), pero la prueba del espejo, en la que los concursantes que todavía quedaban tenían que enfrentarse después de tres meses a su aspecto físico, confirmó todos los malos presagios. 

«Qué guapa estoy». «Hay que ver lo que he adelgazado». Esas dos frases dejaron patente que la chica veía menos que Rompetechos y Mr. Magoo juntos. Era un caso perdido de disección carotídea espontánea. Sin remedio.

Lo primero, lo de «qué guapa», podría haberse tratado de un caso de enajenación mental transitoria causada por el mucho sol que le ha dado en el coco durante los últimos tres meses. La chica podía tener en su cerebro un concepto de belleza distinto al resto de los mortales. No se podía calcular científicamente hasta qué punto le afectaba para ello la visión. 

En el caso de lo de «hay que ver lo que he adelgazado» o «qué piernas se me han quedado», sí son conceptos que los humanos ya pueden calcular. Una báscula vale para ello, y la «prueba del algodón» demostró que Chabelita había perdido durante tres meses la friolera de… ¡100 gramos!. Sí, la misma cantidad insignificante que una se come de jamón serrano «del bueno» cuando quiere darse un caprichito.

Mientras que Rafi Camino se había dejado en este tiempo 30 kilos de los que trajo al programa, o Nacho Vidal casi doce, la hija de la Pantoja 100 gramos. ¿Alguien puede ver a simple vista que ha perdido 100 gramos sin pesarse? No hay duda: estaba ciega. 

«A mí es que toda la comida me daba asco». «Ahora sí quiero comérmelo todo». No sé con cuál de las dos frases quedarme (sí, las dos son de la invidente). La primera la dijo para justificar el que hasta ahora casi no comía. La segunda, para tranquilizar a sus fans (no se sabe si realmente tiene alguno o todos los votos recibidos a su favor los hizo el clan Pantoja y Dulce, su «segunda madre», que dijo que había llamado millones de veces para votar a su favor), que ya la veían dentro de otros tres meses ingresada en algún centro de trastornos alimentarios. 

Y es que Chabelita llegó a asegurar que había comido más dentro de la isla que fuera de ella. Es decir, que se alimentaba del aire. Muchos entendieron por fin por qué su madre, con lo barata que la había salido hasta ahora en el terreno de su alimentación, la había adoptado. 

La mosca

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias