martes, noviembre 29, 2022

La sabiduría de Carlos García-Alix

Es muy de agradecer que todavía quede gente –aunque cada día sea más escasa– con quien da gusto charlar de cualquier tema. Poco importa que se trate de asuntos sesudos y eruditos, como esos con los que nos entretenemos muy de tarde en tarde o, por el contrario, de cosas llanas y simples, como son las que ocupan la mayor parte de nuestras horas. De hecho, aunque sólo sea para evitar caer en la más profunda de las desesperaciones, conviene creer que aunque la torpeza, la chabacanería y la ignorancia sean muy habituales, también son muchas las personas profundamente sabias y generosas que no dudan en compartir con uno el fruto de sus reflexiones y las enseñanzas de sus propias experiencias.

Uno de estos sabios, con quien hace poco uno ha tenido la suerte de cruzarse, es Carlos García-Alix quien, además de conocer el secreto de una vida feliz, pinta cuadros fascinantes, crea películas extraordinarias, publica una de las más hermosas colecciones de grabados que existen y, además, sabe casi todo sobre tal multitud de temas que, ante su variedad e interés, cualquiera que le escuche no puede sino asombrarse y descubrirse.

Hace poco que Carlos García-Alix concluyó una película que investiga y desvela aspectos sorprendentes de uno de los personajes más fascinantes – y también más olvidados – del anarquismo español, Felipe Sandoval, conocido como el doctor Muñiz. Esta película, titulada El honor de las injurias, recupera la figura de esa mezcla de héroe sanguinario y piadoso malvado que fue ese personaje. Sandoval desempeñó un papel fundamental junto con otros anarquistas de aquellos convulsos años, como García Oliver, el ministro de Justicia, Durruti, o el siniestro García Atadell, durante la guerra civil, y más concretamente en la denominada checa de Fomento, de siniestra memoria.

Lo increíble de esta historia es que García-Alix, con la sola ayuda de su erudición apoyada en esa sabia intuición resultado de un sólido bagaje intelectual, ha sabido desentrañar, apoyándose apenas en unas viejas fotografías y en unos pocos documentos, toda la historia de Sandoval. Gracias a ese esfuerzo, hemos conocido toda su trayectoria, desde los años de peón de albañil hasta que se convierte en un hombre de acción, entregándose al mesianismo de la revolución social, y su transformación, por fin, en verdugo implacable de más de trescientas personas. También saldrán a la luz los entresijos que explican el epílogo hasta ahora desconocido de esa vida siniestra, desde su detención en el puerto de Alicante hasta su ejecución en 1939,  gracias a unos documentos de su puño y letra, escritos en una improvisada cárcel en la calle de Almagro.

Cuando se escucha a García-Alix hablar de esos acontecimientos, no sólo le entran a uno ganas de conocer más historias de todo lo ocurrido en aquellos años, sino también de replantearse, desde una nueva perspectiva, casi todo lo que hasta ahora le han contado y ha leído sobre el tema.

Ignacio Vázquez Moliní

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias