lunes, diciembre 5, 2022

«Las verdades de Felipe»

Algunos se dicen sorprendidos por las «revelaciones» de Felipe González a Pepa Bueno en el programa «Viajando con Chester». Incluso hay quienes creen que esas «revelaciones» se le escaparon, vamos que no era su intención decir todo lo que dijo. Yo, les confieso que disfrute con la entrevista en la que me pareció ver a González tal cual es.

En mi opinión a Felipe González nunca se le escapa una palabra de más. Tanto en el pasado como en el presente siempre dice lo que quiere decir, mide sus palabras milimétricamente, vamos que no dice una de más. Si acaso ahora se siente más libre para decir lo que quiere.

Felipe es críptico cuando quiere pero también es capaz de soltar alguna que una que otra maldad sin alterar el gesto como quien habla del tiempo. Por ejemplo decir que Pablo Iglesias le recuerda a José Mª Aznar fue una «perla». Vamos, que no le gusta ni poco ni mucho ni nada que se diga que Iglesias se parece al Felipe del 77. Sin embargo, por más que le pese, Pablo Iglesias no puede dejar de recordarnos a él.

El González de entonces vino a romper moldes, por su manera de comunicar, por su manera de estar en la «escena» política, por su manera de hablar, por su capacidad de conectar, por su capacidad para empatizar con la mayoría de la sociedad. Esto último es en lo que falla Pablo Iglesias. El líder de Podemos riñe constantemente, da la impresión de que está enfadado y que como no nos portemos bien nos va a castigar. En eso sí recuerda a Aznar.

Claro que puesto a repartir «perlas» González tampoco dejó en buen lugar a José Luis Rodríguez Zapatero cuando «confeso» que le había propuesto una fórmula para evitar los desahucios y que el entonces presidente no le había hecho ni caso. Zapatero tendrá que explicar por qué, aunque difícilmente podrá hacerlo porque la mayor parte de su gestión en su segunda legislatura no tiene un pase.

A Pedro Sánchez también le dejó un recado. No le votó como secretario general del PSOE, prefería a Eduardo Madina. Eso sí dejó meridianamente claro que en estos momentos le apoya, que es su secretario general y está a su disposición, y que este es un año electoral y por tanto no ha lugar a distracciones, pero dejo abierta la puerta del futuro de Pedro Sánchez. Es como si su apoyo fuera puntual, aquí y ahora pero que después de las citas electorales ya se vera.

González conserva intacta su capacidad para convencer, para empatizar, aunque ahora aflora una cierta impaciencia, como si le molestara que lo que para él es claro no lo sea para los demás.

Por lo demás Felipe González volvió a dejar claro que su gran pasión es la política aunque ahora la viva desde la barrera. Pues eso.

Julia Navarro

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias