jueves, diciembre 8, 2022

Un gran hispanista

Cuando hablamos de hispanistas casi siempre se nos viene a la imaginación la figura de uno de los muchos sabios británicos o norteamericanos que, sobre todo en el siglo XX, se han ocupado con inteligencia y rigor de estudiar las cosas de España. Son legión, en efecto, los hispanistas anglosajones que han dedicado sus vidas a desentrañar esas enredadas madejas en las que los españoles, a lo largo de los siglos, hemos transformados nuestras vivencias, tal vez incluso todas nuestras pasiones, anudando prejuicios, intransigencias y odios viscerales.

 

No es necesario que citemos a ninguno en concreto, pero es mucho lo que todos hemos aprendido, y sobre todo desaprendido, gracias a sus mesuradas e imparciales páginas. A veces uno cree que es preciso que alguien venga de fuera para que, con una perspectiva que a los de dentro hasta entonces se nos escapaba, seamos por fin capaces de contemplar el pasado con la objetividad gracias al método científico propio del historiador. Tal es así, entre muchos, con los extraordinarios estudios sobre Felipe II, el conde-duque de Olivares y, por supuesto, sobre los lamentables episodios de la guerra civil española y el régimen franquista.

No hay que olvidar, sin embargo, que en otras latitudes han surgido también muchos otros hispanistas de igual o superior mérito que los anglosajones. Si uno tuviera que mencionar solo a uno, se decantaría por un francés, Philippe Nourry, quien ha dedicado toda una vida a los asuntos de España y ha publicado recientemente un nuevo libro que completa la visión global de la historia de nuestro país.

Nourry nos aporta uno de los estudios más acertados sobre los años que van desde los últimos del régimen franquista hasta ahora

En las brillantes páginas de L'Historie d'Espagne: des origines à nos jours, demuestra que ese entramado complicado, de engranajes a veces rotos y resortes bastante oxidados, que en definitiva es la esencia de España, existe como tal desde los lejanos tiempos visigóticos.

Philippe Nourry nos aporta además, uno de los estudios más acertados sobre los años que van desde los últimos del régimen franquista hasta casi estos mismos momentos de profunda crisis política y económica que seguimos padeciendo. Y ese estudio lo presenta no sólo con la objetividad y el rigor intelectual que uno debe exigir a cualquier hispanista, sino también con esa sencillez y afabilidad extraordinarias que caracterizan su carácter, su manera de ver la vida y sobre todo de disfrutar de lo que ésta nos ofrece.

Cuando uno ve el poco francés que hoy en día se habla en España, es cuando hace votos por ver pronto traducida esta obra fundamental de Philippe Nourry. Qué duda cabe que en estos momentos de crispación absurda, aportaría a muchos de sus lectores un poco de sosiego, quizás hasta de paz intelectual, que haría posible una reflexión serena y objetiva que a todos nos vendría de perlas.

Ignacio Vázquez Moliní

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias