domingo, enero 29, 2023
- Publicidad -

Fuere lo que mejor sea

No te pierdas...

Elecciones 2015. Primera estación. En la noche andaluza se pudo haber devuelto a Sáenz de Santamaría la paráfrasis de su propia frase: Menudo año te espera, bonita.

El “terremoto Podemos” se notó en la superficie aunque menos de lo anunciado. Malas reacciones por esa parte; memorable.  Por la otra, Ciudadanos avanza naturalmente, de momento solo gracias a vientos favorables. Izquierda Unida a ver.

El PSOE no es el PASOK. Susana Díaz y los socialistas andaluces ganaron, pero Andalucía hoy no es ejemplo para el PSOE; ni puede ni debe.

Siguiente estación en mayo. Madrid muy interesante y lo más notorio, pero el resto lo más significativo.

El PP se sobrevuela con los aspavientos castizos de Aguirre y el felinismo maulo de Cifuentes.

Curiosidad por Carmena y otras gentes de izquierdas ante un Podemos  con los que, antes de empezar, ya ha tenido que precisar límites y señalar diferencias.

Confortante la presencia de García Montero por IU, con una renovada sentimentalidad que no solo de pactos abre puertas.

Los resultados del PSOE y sus dos piezas del puzle tendrán un valor determinante: Carmona, avezado y ambicioso, y Gabilondo, fundamental e incuestionado. Porque, como este último sentencia, estar decidido no siempre coincide con saber qué hacer; hay herbívoros muy caníbales, y también morir lleva su tiempo.

Llegarán las generales.

Andrés Ortega, en 1996 y 2000, analizó la irrupción y consolidación de la derecha en el gobierno como efecto además de una renovación generacional. “España –decía- es un país que, por desgracia y con frecuencia, acostumbra a hacer cambios políticos con cambios generacionales, y viceversa. Una renovación –lamentaba- a menudo de forma eliminatoria y polémica en vez de por acumulación”.

Hace poco Enric Juliana, siguiendo un estudio de Jaime Miquel, señalaba la presencia de una generación de “ciudadanos nuevos”, nacidos entre 1974 y 1997, que representan más del 35% del cuerpo electoral y marcará el zarandeo del ciclo electoral de 2015.

Hemos vivido dos grandes relevos en España durante las últimas décadas: el de 1982, a lomos de la Transición, y el de 1996, al desabrigo de los impulsos neoconservadores que removían el planeta. De las construcciones de ambos, y otras anteriores, permanecen muchos vicios ocultos pero en los entresijos de edificios algunos muy valiosos.

Hoy se dibuja al fondo un Parlamento nacional menos monolítico, como dice Juliana, obligado a “abrir una nueva etapa de reformas pactadas”. Reformas postergadas unas y oportunas otras según lo que la realidad en su evolución ha puesto al descubierto, imprescindibles casi todas.

Fuere lo que mejor sea.

José Luis Mora

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -