jueves, diciembre 1, 2022

La «puta» de Mohedano

No, no es ciencia ficción, ni tan siquiera una historia de Íker Jiménez. ¡Amador Mohedano y Viviana Figueredo pueden acabar liados!. Claro que a quién puede sorprender. ¿No tiene marido Chiqui? (bueno, al menos de momento, hasta que él aclare si le ha puesto o no los cuernos a la «pequeñina»). 

Viviana, ya saben, la paraguaya que decía que era modelo y que en su país decían que su único trabajo era el de prostituta, ha echado más leña al fuego asegurando que «si yo soy una persona soltera y el señor Amador está divorciado, ¿Cuál es el problema si de repente hay un romance entre nosotros?». 

Haberlos, hailos. Por mucho que nos hayamos acostumbrados a ver a descendientes del mono, en el estricto sentido de la palabra, acompañados por mujeres exhuberantes, a uno, un romántico empedernido, le sigue provocando náuseas que el amor haya sido sustituido en todos esos casos por el talonario. 

En este caso Amador, que tampoco anda sobrado de dinero (si no de qué iba a estar haciendo el moña en una isla llena de mosquitos y con especímenes aún más grandes y peligrosos alrededor), quizás no pueda tirar de la chequera para mantener a la moza a su lado, ni tan siquiera para pasar una noche con ella, pero sí puede lograr que ésta sea más popular y rica cuando regrese a España o a su país de origen (seguro que primero hará las «españas» de plató en plató).

El hermano de la gran Rocío Jurado lo tiene también claro: «Yo creo que ella se quiere introducir de esta forma en el mercado español y seguir en un futuro con su profesión y su sueño, que es el modelaje». Curioso que precise el segundo término pero no así el primero, quizás influenciado por lo que decían de ella desde su patria chica. 

Pese a todo, o quizás por todo ello, Amador no para de pavonearse ante ella,  e incluso hasta ya le ha hablado de su ático en Chipiona, el pisito que siempre le ha funcionado como todo un afrodisíaco para las mujeres (lógicamente sacando bíceps o mostrando «tableta» no se comería un colín).

Hasta la «hobbit» de la isla ha metido baza en la relación, aprovechando las cámaras para mandarle un mensaje a Rosa Benito: «¿Qué te parece si la paraguayita empieza una relación con tu exmarido?». Lástima que la que fuera ganadora de otra edición de 'Supervivientes' no pueda utilizar las de Telecinco para decirle a Chiqui: «¿Y qué te parecen a ti los cuernos que te está poniendo tu maridito aquí en España?». Pero bueno, esa es otra historia. Igual de surrealista, sí, pero otra historia. 

Curiosamente, la Benito no sólo estuvo también en el programa sino que protagonizó además una historia similar a la que ahora vive su ex, en aquella ocasion con José María Montalvo. Aquello estaba más repartido y nadie podía decir quién era la bella y quién la bestia. En esta ocasión está más claro que en el tradicional cuento europeo.

 

La mosca

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias