lunes, febrero 6, 2023

Senda de perdición

No te pierdas...

«Sostenella y no enmendalla», ése parece ser el muy español lema escogido por Artur Mas dando idea de hasta dónde puede llevar la arrogancia o la ceguera en el mundo de la política. Los filósofos de la Antigua Grecia alertaban acerca de la «hybris», de la desmesura que torna ciegos a quienes caminan hacia la perdición. El presidente de la «Generalitat» manda mañana al Congreso de los Diputados a tres comisionados (Turull, Rovira, Herrera) para defender una propuesta que sabe contraria a lo dispuesto por la Constitución.

Podría haber tenido un gesto de coraje acudiendo él mismo a defender su desafío al Estado de derecho -a la manera del «lehendakari» Juan José Ibarretxe-, pero no se atreve. Dice que no quiere volver con el rabo entre las piernas, pero, en realidad puede que solo sea miedo escénico. Pese a verse a sí mismo como Moisés -su cartel electoral a lo Charlton Heston en Los Diez Mandamientos fue  revelador-, no se atreve a presentar personalmente ante el Parlamento el memorial de presuntos agravios que justificarían quebrar una historia de convivencia que hunde sus raíces en los últimos cinco siglos de la Historia de España.

Es lamentable que a Mas se le haya dejado llegar tan lejos

Curándose del fracaso, tiene dicho que pese a la presumible negativa de la mayoría del Congreso a ceder la competencia para convocar referendos, seguirá adelante con su proyecto de ruptura. No es lo mismo anunciar que está dispuesto a incumplir la ley que hacerlo, pero es obvio que el Gobierno de España debe tomar nota.

Tomar nota para impedirlo en el caso de que Mas decidiera proclamar unilateralmente la independencia de Cataluña. Impedirlo poniendo en marcha todas aquellas disposiciones previstas en las leyes. A éste respecto, en su artículo 155, la Constitución es de una claridad que no deja resquicio a las dudas. Es lamentable que se le haya dejado llegar tan lejos. Pero a grandes males, grandes remedios.

Las ambiciones políticas del personaje ponen en riesgo la convivencia entre los ciudadanos que viven en Cataluña. Y desestabiliza al conjunto de la Nación. Artur Mas debería leer a Salvador Espriu. Y meditar el sentido último de «La pell de brau». A veces es necesario y forzoso que un hombre reconozca que se ha equivocado pero nunca que todo un pueblo sea arrastrado a seguir una senda equivocada. En este caso, senda de perdición.

Fermín Bocos

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -