sábado, diciembre 3, 2022

Despedido por un cigarro

Era seguro que Eurovegas iba a crear polémica. Muchos hubiéramos preferido otro tipo de inversión pero es seguro que aquellos, aunque sea con distancia, que intuyen en esta iniciativa una posibilidad de trabajo no se anden con remilgos. Uno de los frentes abiertos y aun no cerrados es si se va a poder fumar o no. Personalmente siempre he estado en contra tanto de molestar a quienes no fumen porque tienen derecho a no verse perjudicados por vicios ajenos y, al mismo tiempo, he defendido el derecho de los fumadores a encender un pitillo. Ambos intereses no tienen por qué ser irreconciliables y de hecho, durante un tiempo, no lo fueron. Bastó con habilitar zonas para fumadores y supongo que la solución final por estos derroteros.

¿Es proporcional poner a un hombre en a calle por un cigarro?

Pero a cuenta del fumar o no fumar, hace ya unas semanas se produjo un hecho que lo considero «cruel». Se trataba de un trabajador de una empresa alimenticia. En esta empresa, como en todas, está prohibido fumar pero el trabajador en cuestión tuvo la idea de encender un pitillo en uno de esos rincones que existen en todos los centros de trabajo. Le pillaron y no se crean ustedes que le amonestaron o le rebajaron el sueldo de ese mes. No, directamente le despidieron. Se ha quedado en la calle por fumar un cigarro en un rincón del lugar del trabajo, no encima de ningún alimento.

El abogado de la empresa, en unas breves declaraciones a televisión, sin mover una ceja dijo que se había aplicado la ley. Y tiene razón, la ley es la que es, pero antes y por encima de la ley hay, debe haber otros criterios como, por ejemplo, el de la proporcionalidad.

¿Es proporcional poner a un hombre en a calle por un cigarro? Creo que no y, por lo tanto, creo que ha sido un despido legal pero inmoral, muy inmoral. Me ha llamado la atención que la noticia apenas si haya ocupado un «breve».

Es posible que la equivocada sea yo, que me deje llevar por criterios que no tienen cabida en este nuestro mundo. Es posible que alguien crea que estoy haciendo apología del tabaco pero no, no hago apología del tabaco, pero sí defiendo y cada día con más convicción que hay relaciones, entre ellas las laborales, que hay que humanizar porque la ley por clara y contundente que sea siempre deja espacio para no hacer más daño del necesario. En este caso, el daño que se ha hecho a este hombre, es un daño inconmensurable, desproporcionado e injusto. ¿Se puede enviar a alguien al paro por fumar un cigarro, ¡uno¡, en un rincón del lugar en el que trabaja?. Los dueños de la tal empresa -no he logrado dar con el nombre- y el abogado que no movía una ceja estarán tan tranquilos pero a mi la noticia me estremeció y me indignó. Ninguna persona merece ver su vida laboral truncada por un dichoso cigarro. Muchos, muchísimos, no hubiéramos tenido valor de tomar semejante decisión. Dormir con la conciencia tranquila no tiene precio. El problema es cuando se pierde.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Charo Zarzalejos

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias