domingo, noviembre 27, 2022

Después del duelo

Mañana lunes, con el funeral institucional que se va a celebrar en la Catedral de Santiago, se da por concluido el duelo oficial que a nivel nacional decretó de inmediato el Presidente del Gobierno. Están siendo estas jornadas, unas jornadas presididas por la perplejidad, por la incredulidad de que un horror como el que ha ocurrido haya sido posible, por el orgullo que produce el comprobar, una vez más, que nosotros, los españoles, en este caso, los gallegos han sido ejemplo de solidaridad y generosidad. Después del duelo, el accidente de Santiago dejará de ir ocupando espacio en los medios de comunicación y será en ese momento cuando las familias de las víctimas mortales, supongo que un poco aturdidas, comenzarán a sentir en toda su crudeza el dolor de la ausencia silenciosa. El silencio que dejan los ausentes no se llena con nada.

Ni ese silencio se llena con nada, ni nada se ha inventado capaz de parar la vida. Ni las catástrofes naturales, ni los atentados terribles, ni los accidentes espeluznantes, ni siquiera las guerras paran la vida o paralizan la rutina. Finalizado el duelo, todos esperamos una explicación, un buen análisis de las causas que han llevado a semejante accidente. En esta ocasión y para evitar errores pasados, se ha procedido a una exhaustiva identificación de las víctimas; los políticos han dado paso a los profesionales a la hora de informar de lo que iba ocurriendo y ahora, sospecho, que hay que esperar a esa explicación que nos ayude a comprender lo que ha ocurrido.

Sería una injusticia y una imprudencia cargar sobre el maquinista toda la responsabilidad de lo ocurrido

Como ocurre casi siempre ya hay quienes ya han elaborado sus conclusiones pero sería una injusticia y una imprudencia, sin tener datos fehacientes, cargar sobre el maquinista toda la responsabilidad de lo ocurrido; de la misma manera -y hay gente que tiene ganas- que sería toda una estupidez llegar a la conclusión de que ADIF, Renfe, etc.., han sido unos indolentes por no cuidar como se debiera la red ferroviaria. Para que nadie se ponga nervioso antes de tiempo, solo recordar que tuvieron que pasar cuatro años para saber con exactitud qué ocurrió para que el avión de Spanair se estrellara casi sin haber levantado suelo. En esta ocasión hay que instar a quien corresponda a la máxima celeridad. El mundo nos admira por nuestras infraestructuras.

Con el duelo oficial cerrado, resurgirá Bárcenas con todas sus fuerzas, la jueza Alaya ultimará sus reflexiones para ver que hace con Griñán, Artur Mas esperará respuesta a la carta enviada a Rajoy pidiéndole una consulta pactada y Rajoy, ya sin corbata negra, ultimará su discurso ante el pleno del Congreso. Acude como un cristiano al circo de los leones y como si de una película ya vista se tratara, Rubalcaba, aliviado por verse libre de presentar la moción de censura, pedirá su dimisión…

Ese mismo día, muchos españoles ocuparan su apartamento de vacaciones -este año más escuetas que cuando éramos ricos-, Trafico insistirá en sus consejos y advertencias sobre el cinturón de seguridad, los límites de velocidad y los que vuelvan al trabajo lo harán con menos pesar que en otras épocas, cuando había trabajo para todos. Esto es la vida, la rutina que siempre vuelve a donde estaba.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Charo Zarzalejos

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias