martes, febrero 7, 2023

Rajoy nos debe la verdad

No te pierdas...

Visto el contenido de los mensajes cruzados entre Mariano Rajoy y Luis Bárcenas, mensajes en los que el presidente del PP y del Gobierno concita esperanzas, sugiere esperas y en uno de ellos-cruzado con la esposa de Bárcenas- se felicita y felicita por el sobreseimiento (posteriormente revocado) de la causa abierta en la Audiencia Provincial de Madrid en relación con la trama «Gürtel», el ciudadano Mariano Rajoy nos debe a los españoles algo más que una explicación.

Nos debe la verdad. Una explicación veraz de sus relaciones pasadas y recientes con Bárcenas; una explicación capaz de despejar las muchas dudas que se ciernen sobre el conocimiento real que tenía acerca de las andanzas -de momento presuntamente delictivas- del hombre al que nombró tesorero del partido. Son muchos los cabos sueltos de esta madeja de corrupción y posibles cohechos que nadie en su sano uso de la lógica despacharía como un historia urdida por la oposición para desacreditar al PP. Lo ha pretendido hacer, coronando la cima del ridículo el portavoz Carlos Floriano. Pese al patético papel de algunos medios de comunicación que justifican el silencio de Mariano Rajoy- olvidan que la transparencia de los asuntos públicos es la base y garantía del sistema democrático-, el Presidente del Gobierno debe someterse al escrutinio de una rueda de prensa abierta. Plantear esta cuestión no es el resultado de una preocupación gremial guiada por el interés periodístico del caso. No es eso.

El Presidente del Gobierno debe someterse al escrutinio de una rueda de prensa abierta

Es una cuestión de dignidad. Lo que está entredicho es palabra del Presidente. Los ciudadanos tenemos derecho a saber si estaba o no al tanto de los trapicheos y negocios suizos de Bárcenas.

Los mensajes cruzados entre ambos describen un universo de proximidad, una relación personal estrecha. Aún después de que tras la indagatoria judicial trascendiera que el antiguo tesorero del partido mantenía cuentas cifradas en Suiza (cuentas opacas al Fisco español), Bárcenas -sms mediante- mantenía un fluido intercambio de mensajes con el ciudadano Mariano Rajoy, correspondencia cibernética que sólo se explica en el hecho de que fue Rajoy quien le nombró tesorero del PP haciéndole, de paso, depositario de los secretos financieros del partido. El análisis de los correos cruzados describe algo más que un simple cruce de mensajes con el ex tesorero y su mujer. Son peticiones de auxilio de un amigo a otro. «Yo estaré ahí siempre. Al final la vida es resistir y que alguien te ayude». El emplazamiento era claro: que negará los sobresuelos y la contabilidad B. La urgencia de Bárcenas todavía era más evidente: que moviera los hilos para cambiar al fiscal cuyo aliento ya estaba notando en el cogote. Admito que el contenido de los ya famosos SMS admiten otras interpretaciones, pero todas pasan por una rueda de prensa. Que hable, pues, el Presidente antes de que la cosa se complique aún más y de indagar el origen de los dineros de Bárcenas el juez pase a interesarse por la financiación paralela del PP.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Fermín Bocos

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -