sábado, diciembre 3, 2022

Morales, Estados Unidos y el derecho internacional

Una aclaración innecesaria: Estados Unidos es un país de gran tradición democrática en donde la convicción de contribuyentes tiende a reforzar el status de ciudadano. Es cierto que la amenaza a su seguridad ha recortado la vigilancia en la exigencia de los derechos constitucionales. La paradoja se produce cuando todos los gobernantes de ese gran país consideran que, a quienes no son sus ciudadanos. No tienen por qué aplicarles los baremos de que se enorgullecen de aplicar a sus nacionales. Aspectos como el mantenimiento de la pena de muerte, en algunos de sus estados, tienden a empañar esa imagen de estado de derecho y garantes de los derechos ciudadanos.

EEUU actúa en el mundo en defensa de sus intereses sin tener en cuenta el respeto de los derechos humanos

Estados Unidos tomó el relevo del Reino Unido en su carácter de potencia imperial. Y desde finales del siglo XIX ha actuado en el mundo en defensa de sus intereses sin tener en cuenta el respeto de los derechos humanos y tampoco las reglas del derecho internacional.

La catarsis de la sociedad norteamericana con los continuos abusos que comente fuera de sus fronteras, se produce, en parte, con la denuncia controlada de esas discriminaciones en el cine y en la literatura. Hay excelentes películas que denuncian las vulneraciones de derechos humanos y del derecho internacional.

El siglo XX está lleno de ejemplos en la política aplicada a lo que siempre han considerado el «patio trasero de su imperio». Me atrevería a decir que desde la participación de Estados Unidos en la guerra Hispano Americana, en Cuba, su prepotencia y su falta de cautelas ha sido una constante. Desde la invasión de Nicaragua y el asesinato de César Sandino a la organización de los golpes de Estado en Brasil, Centroamérica o el Cono Sur. Sus academias militares, sobre todo la Escuela de Las Américas, en Panamá, han sido centros de formación de las más sofisticadas formas de tortura.

El final de la Guerra Fría favoreció una cierta moderación en los ejes de su política internacional. Pero no ha conseguido establecer una gran diferencia en estos aspectos entre las administraciones demócratas y republicanas.

La caída de las Torres Gemelas dinamitó el equilibrio entre seguridad y libertad. Lo ocurrido después, sobre todo, con la invasión de Irak, dejó en entredicho una transformación en la aceptación del derecho internacional.

Lo ocurrido después de las filtraciones de Eduard Snowden ha vuelto a disparar las alarmas. Las agencias de inteligencia norteamericanas nos espían a todos, incluidos sus gobiernos amigos, socios y aliados. Y la histeria desatada por estas revelaciones ha vuelto a poner en evidencia dos factores también constantes en la política internacional.

El primero, que los propios aliados espiados no han sido capaces de verbalizar sus protestas de forma contundente. El segundo, que la prepotencia y la falta de respeto al derecho internacional sigue teniendo la connivencia, la subordinación y la falta de autonomía de los países aliados.

Retener el avión oficial del presidente de un país soberano es una vulneración insoportable del derecho internacional

Retener el avión oficial del presidente de un país soberano es una vulneración insoportable del derecho internacional y una demostración de falta de respeto al líder de un país democrático.

La histeria en la persecución del espía que sustrajo y revelo las prácticas indiscriminadas de vigilancia de las agencias de seguridad internacionales ha demostrado la falta de autonomía de sólidas democracias occidentales y ha generado una crisis de la Unión Europea con las repúblicas latinoamericanas.

¿Se imagina alguien lo que hubiera ocurrido si cualquier país, incluso los más poderosos, retuvieran durante horas el avión oficial del presidente de Estados Unidos?

La retención de Evo Morales, presidente de Bolivia, en su recorrido por los espacios aéreos europeos está desatando ya reacciones sumamente perjudiciales para los intereses de Estados Unidos y de sus socios europeos.

Si finalmente el perseguido Eduard Snowden recala como asilado político en los países que se lo han ofrecido, la tensión se extenderá. Pero sobre todo la torpeza de Estados Unidos y la sumisión de los países europeos va a proporcionar una fuente de información muy importante a países confrontados con Estados Unidos y que mantienen fluidas relaciones con sus más poderosos enemigos, entre ellos, Irán. Parece mentira que tantos fracasos en la política exterior no hayan servido para que Estados Unidos aprenda a controlar su soberbia.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Carlos Carnicero

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias