sábado, noviembre 26, 2022

Urdangarín, el mago de nuestro tiempo

Abrir los periódicos por las páginas de noticias nos lleva inequívocamente a una crónica seriada de corrupción; las entregas son como una telenovela de las que parecen no tener final. Y los galanes que hacen de bribones son muy numerosos.

Hay personajes fijos: Urdagarín y Bárcenas son los más afamados magos de la alquimia del saqueo. Hay otros muchos más. Aristócratas aparecen en las cuentas de blanqueo de ese chino que empezó vendiendo todo a cien y ha acabado manejando millones. Personajes de serie B que intentan que nos parezcan normales sobresueldos, regalos macarras de boda, en forma de luz y sonido, etc.

España se está convirtiendo en un país feudal: la clase media se encoge, se fortalecen los elegidos y los pobres son multitud

Pero quien quizá se lleve el premio de prestigiador del dinero público y ajeno es el yerno del Rey: Iñaki Urdangarín, que tan bien le caía a todo el mundo cuando soltaba con la zurda la pelota de balonmano. Muchos pensaron que era el yerno ideal de los Reyes de España; el que escandalizaba a muchos era Marichalar, vestido de aristócrata mañana, tarde y noche; farandulero y noctámbulo. Ahora resulta que el yerno que madrugaba lo hacía para saquear a quienes pensaban que la bendición del Rey, previo pago a Urdangarín, traería diezmos y primicias.

No paramos de conocer las habilidades de Urdangarín para ingresar dinero sin dar un palo al agua. Cobraba diez mil euros por visita a cliente; si hacía falta cambiar las facturas para introducir un concepto más creíble, lo hacía en un momento. Cada detalle es una muestra de talento del mago de contabilidad.

Nos estamos acostumbrando a conocer nuevos detalles, a diario, de este personaje de la corte de los milagros. En parte será una pena cuando se abra juicio oral y los testigos y acusadores empiecen a recopilar este serial para construir en el sumario una enciclopedia.

Mientras, sesudos especialistas cantan la necesidad de recortar unas pensiones que son de las más magras de Europa, con la consabida excepción de Grecia y Portugal. Nos echan en cara que vamos a vivir demasiado. Tal vez por eso se están cargando la sanidad pública, para que poco a poco se regularice a la baja la expectativa de vida.

España se está convirtiendo en un país feudal: la clase media se encoge, se fortalecen los elegidos y los pobres son multitud. Y además, no nos echamos a la calle para denunciar este saqueo.

En el espejo público cada día una nueva sesión del mago del dinero ajeno: el maestro Urdangarín al que no se le puede premiar solo porque le ha salido mal y de la chistera, al final, ha salido una proceso judicial.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Carlos Carnicero

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias