lunes, noviembre 28, 2022

Aznar habló y ahora, ¿qué?

Aznar llegó y habló. Dijo lo que quiso decir y, lo que es tan importante o más, lo dijo como lo quería decir. Con contundencia, una pizca de altivez y con una seguridad en sí mismo apabullante. Aznar habló y dijo lo que muchos votantes del PP piensan y dicen en voz alta y dijo algo que desdice lo que dijo en TVE hace cuatro años, cuando afirmó, en respuesta a una pregunta de esta periodista que su «tiempo ha pasado». Aznar se ha puesto a disposición. Ha originado una auténtica tormenta interna y los cinco puntos que esgrimió como «su» programa, no hay quien no lo firme. ¿Alguien puede pensar que hay un solo español que no quiere que se le bajen los impuestos? La tormenta ya está organizada. Rajoy, muy en su estilo y esta vez con acierto, rehuyó entrar en polémica alguna con el expresidente. Otros se encargaron de contestarle pero ninguno se ha salido del tiesto.

Aznar ha revoloteado el PP, teniendo muy clara en su memoria la famosa frase de Cospedal de que «cada cual aguante su vela», ha hecho una enmienda a la totalidad y la pregunta inevitable es «y ahora ¿que?». Aznar, no rechazando la posibilidad de volver y realizando esa enmienda a la totalidad al gobierno de su propio partido con lo que eso supone para el propio Partido Popular, tendrá que decidir si hasta aquí ha llegado o da un paso más. Lo coherente sería lo segundo. Encender un fuego y no llamar a los bomberos es quemarse en el incendio provocado. Lo coherente es que Aznar asistiera a los comités ejecutivos de su partido -no ha ido a ninguno- y allí expusiera sus ideas que, con toda seguridad, serian escuchadas con atención y respeto. Si Aznar se queda donde se quedó cuando acabó la entrevista en Antena 3, todo quedará reducido a un ejercicio de pura melancolía, con los daños colaterales todavía difíciles de evaluar.

Ignoramos los términos en que produjo en esa única y larga conversación con Mariano Rajoy pero lo que si es seguro es que el Presidente del Gobierno lo que no podía imaginar es que el colofón a la misma fuera una enmienda a la totalidad. No lo podía esperar porque él nunca lo hubiera hecho ni lo va a hacer.

La estrategia del PP es dar bajonazo a la tormenta, pero que nadie dude de que se ha tomado nota. Y Rajoy también. El Presidente -muchos lo hemos dicho en mas de una ocasión- debe poner en marcha un discurso político, tiene que procurar que los ciudadanos visualicen su tarea, tiene que decir en voz alta que va a ocurrir con Cataluña, tiene que salir y dejarse ver y escuchar y hablar. Debe ocupar el espacio que corresponde a un Presidente en momentos de zozobra. Y debe hacerlo porque además sabe hacerlo. Nunca más se puede repetir ese fatídico 26 de Abril.

El tiempo nos dirá el recorrido de la tormenta organizada por Aznar que, insisto, o da pasos hacia adelante y desde dentro del Partido, no en entrevista televisada, trabaja para evitar la «languidez» del PP y del Gobierno o todo habrá quedado en un ejercicio de melancolía y él, gran hacedor del centro-derecha español, posiblemente, haya disparado su último cohete. Y digo último porque ya más no se puede decir.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Charo Zarzalejos

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias