domingo, diciembre 4, 2022

Blesa no estaba solo

Miguel Blesa, ex presidente de Caja Madrid, encausado y en libertad bajo fianza, tras pasar por la cárcel, por decisión del juez que investiga presuntas irregularidades cometidas en la compra del City National Bank of Florida, no estaba sólo cuando en 2008 el Consejo de Administración de Caja Madrid aprobó por unanimidad la mencionada compra. La indagación judicial dirá, en su día, sí, como parece, la operación fue lesiva para los intereses de la entidad. En el auto el juez entiende que compraron el banco muy por encima de su valor real lo que acabó provocando a perdidas de hasta 500 millones de euros. Cuando recala en manos de la justicia una operación financiera de esta cuantía y naturaleza realizada, además, fuera del ámbito natural de operaciones propias de una caja de ahorros -en principio, más apegadas al territorio de origen que los bancos- siempre flota la sospecha de posibles derramas colaterales de dinero. Pero es asunto que tendrá que aclarar la investigación.

La actuación de Blesa al frente de Caja Madrid es merecedora de reproche social y la justicia dirá si, también, de sanción penal

De momento lo que sabemos por el auto del juez Elpidio Silva es que el encausado es Miguel Blesa, en su condición de presidente del Consejo de Administración de Caja Madrid. Consejo del que, entre otros formaban parte, como vicepresidente José Antonio Moral Santín, un ciudadano que llevaba muchos años ocupando ese sillón en nombre de Izquierda Unida; Jesús Pedroche, ex presidente popular de la Asamblea de Madrid; Ricardo Romero de Tejada también en nombre del PP; Ramón Espinar ex consejero socialista de la Comunidad de Madrid, el ex presidente de la patronal madrileña Gerardo Díaz Ferrán (en prisión por decisión de otro juez), José Manuel Fernández Norniella y Estanislao Rodríguez-Ponga, exaltos cargos del PP con Rodrigo Rato o Alberto Recarte. Todos ellos, y el resto de sus compañeros del Consejo, votaron a favor de la compra del banco americano. Ninguno emitió un voto en contra. Ahora, cuando han visto que el cartero llamaba dos veces a la puerta de Miguel Blesa, en un registro en que no se podrá encontrar un átomo de gallardía, han optado por el silencio. Silencio que es particularmente llamativo en el caso de dos de los consejeros mencionados: Moral Santín y Alberto Recarte que llevan años predicando ética en las aulas y en los medios. El primero en el ámbito de la política y el segundo en el de los negocios. A la vista del caso que nos ocupa parece que no se sienten excesivamente concernidos por sus recetas.

Quede claro que la actuación de Miguel Blesa al frente de Caja Madrid es merecedora de reproche social y la justicia dirá si, también, de sanción penal. Y no sólo por la operación de Florida: ahí esta el derroche de la Torre del Norte de Madrid (800 millones de euros) o la compra, por otros 145 millones, de una financiera mejicana hoy quebrada; operación a la que, por cierto, no puso ninguna pega el Banco de España. Pero lo que está claro es que Blesa no estuvo solo en estas decisiones. No fue el único que se dejó ganar por el mal de altura que padecía el Consejo cuando se reunía en la inclinada Torre Kio. Desde luego, el silencio de los consejeros resulta clamoroso.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Fermín Bocos

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias