sábado, noviembre 26, 2022

Europa, suicidio o rescate

¿Hacia dónde camina Europa? Esa pregunta es una de las claves del presente y del futuro. Porque si salvamos el euro, pero perece la idea de una Europa cohesionada y profundamente democrática, si las instituciones son sustituidas por el poder de unos pocos, si hay dos o más velocidades y europeos de primera, segunda y tercera, si no hay instituciones parlamentarias fuertes y solidarias, el futuro de la Unión y el de los países que la integran está más cerca del suicidio que de la supervivencia. Es un reto político, pero también filosófico, intelectual, orteguiano. No hay otra salida que Europa, pero, ¿cualquier Europa?

Es la peor crisis de la historia europea porque no es tanto financiera como política y ha provocado un deterioro social espantoso

El suicidio o rescate de Europa es el tema de un ensayo (Editorial Tirant Lo Blanch), de Juan Fernando López Aguilar, político de raza, exministro de Justicia, actual cabeza del PSOE en el Parlamento Europeo. Hizo cosas importantes como ministro, fue dialogante, posiblemente le apartaron de la lucha interna porque tenía capacidad para ser algo más, es un gran trabajador y tiene convicciones. Sorprendentemente su libro es breve -Elena Valenciano dijo en la presentación que «eso prueba la leyenda negra de Juan Fernando»- en un personaje que no calla, que enlaza una frase con otra, un asunto con otro sin ni una décima de segundo entre ambos y puede sostener un discurso por más tiempo que Chávez o Fidel Castro). Volverá más pronto que tarde a la política nacional.

Europa está mal. López Aguilar cree que es la peor crisis de la historia europea porque no es tanto financiera como política y ha provocado un deterioro social espantoso. La autodestrucción, sostiene, es posible. Su lectura de la crisis y su apuesta es eminentemente socialdemócrata -aunque posiblemente, como en todos los políticos, falta autocrítica, reconocimiento de lo que se ha hecho mal- pero es cierto que sólo con austeridad, sólo con medidas que tratan de calmar a los mercados, sólo con el ajuste de cuentas de todos los Gobiernos contra el Estado del Bienestar -una de las claves diferenciadoras de Europa- no se sale de la crisis.

Es posible también que ésta sea una lucha del capital financiero contra el capital productivo y que «alemanizar» Europa sea políticamente indeseable. López Aguilar sostiene que las elecciones europeas de 2014 son la ocasión del cambio y que hay que recuperar la agenda social porque «la solidaridad no es un riesgo moral, es la razón de ser de Europa y la ciudadanía no puede ser un obstáculo o un lastre sino la razón de ser de los políticos europeos». Hay que rebelarse como López Aguilar porque es verdad que el fatalismo en el que estamos instalados sólo lleva a la frustración. Aunque no sea verdad, como vino a decir Elena Valenciano, que la derecha tiene la culpa de todo. En Europa y, por supuesto, aquí. Europa es nuestro problema, Europa ha dado una respuesta tardía e insuficiente, pero Europa es la única salida. Si no se suicida.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Francisco Muro de Iscar

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias