sábado, diciembre 10, 2022

Privatización y atropello social

Dice el poeta argentino Juan Gelmán que parece haberse instaurado un sistema para recortarnos el espíritu, y, en consecuencia, para convertirnos en tierra fértil de autoritarismos. Pese al oficio de Gelmán, no se trata de una verdad poética, sino de una verdad a secas, de una verdad, aunque en el caso de España podría completarse: aquí nos recortan el espíritu y todo lo demás. Recortando tan ferozmente y sin tasa las cosas materiales, también se recorta el espíritu, pues se suprimen sus goces y los territorios necesarios o útiles para su expansión.

Mezclar la salud con el negocio, es un seguro pasaporte para la enfermedad… de la mayoría

¿Y qué decir de los recortes en Sanidad, cuando sabemos que el cuerpo y el alma habitan juntos e indisolubles, y que lo que a uno le hiere, a la otra le lastima? Se preparan para éstos días próximos, en Madrid particularmente, grandes movilizaciones para defender la Sanidad Pública de sus depredadores naturales, los mercaderes del ramo y sus agentes infiltrados en la Administración, que en la capital de España se frotan las manos y se relamen de gusto ante la que creen inminente caza de la «gestión» de siete hospitales públicos de la Comunidad. Primero se recorta, y luego se privatiza, tal perece ser el método, y semejante tajo al espíritu, o cuando menos al espíritu de gratuidad, excelencia y universalidad que anima a la Sanidad Pública, no puede sino convertir a la ciudadanía, ciertamente, en tierra fértil de autoritarismos.

Mezclar la salud (del cuerpo, del alma, tanto da) con el negocio, es un seguro pasaporte para la enfermedad… de la mayoría. La compulsión mercantil por el beneficio se alimenta hoy, como se sabe, con la reducción de gastos, de suerte que en esa sanidad privatizada que pretende instaurar González en Madrid, y tantos otros en otras partes con la bendición de Ana Mato (por cierto, ¿qué es de Ana Mato?) y del Gobierno de Rajoy, al paciente no es probable que se le suministre nada, ni en atención, ni en tratamiento, ni en farmacia, cuyo costo exceda los ingresos que su presencia hospitalaria aporte.

La mayorías absolutas que detentan los gobiernos del PP con mando en diversas plazas le facultan, mediante el uso y el abuso del autoritario Decreto-Ley, para perpetrar ese atentado contra la salud de quienes, recortado el espíritu, hemos quedado sólo en tierra fértil para el monocultivo del atropello social.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Rafael Torres

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias