sábado, diciembre 3, 2022

Ocasión perdida

Tras haber aprobado el PP en solitario una nueva ley contra los desahucios, esta semana pasará a la historia del Congreso de los Diputados con letra pequeña. Podía haber sido una ley de todos, una ley a recordar con letras mayúsculas, pero se ha quedado en norma impuesta por el partido que cuenta con mayoría en la Cámara. La norma prevé renegociaciones de la deuda y en algunos casos suspensión de los desalojos, pero no establece la dación como fin del trayecto de angustia al que se ven sometidos quienes han de pasar por el terrible trance de los lanzamientos.

El PSOE, que ha olvidado que creó juzgados especiales para «agilizar» los desahucios ha perdido la oportunidad de ajustar su oportunismo

Siendo justos, hay que reconocer que lo aprobado mejora lo que teníamos -una añosa Ley Hipotecaria que en su día bien pudo ser redactada en el despacho de algún banquero-, mejora lo que había pero se ha perdido la ocasión de hacer, por consenso, una ley duradera. No merece la pena entrar a discernir quién ha puesto más, es decir menos, para evidenciar que España, en política, es incapaz de librarse de la sombra de Caín. Es verdad que el PP dispone de mayoría absoluta y con ese mandato legítimamente conseguido en las urnas, puede hablar con el BOE sin intermediarios, pero ahí está el por qué de la ocasión perdida.

Ocasión de haber labrado un acuerdo con otras fuerzas políticas para blindar la nueva norma y sustraerla a la Ley del Péndulo, a la mala costumbre de cambiar todo lo que ha hecho el Gobierno anterior así que llega uno nuevo. El PSOE, que ha olvidado que creó juzgados especiales para «agilizar» los desahucios también ha perdido la oportunidad de ajustar su oportunismo a la realidad de lo que podía y debería haber cedido el PP para, entre los dos y puede que con la suma de CiU y hasta de UPyD haber dado luz a un texto capaz de aguantar el paso del tiempo y los cambios que se producirán en el mercado inmobiliario. No ha sido así y por eso hablo de letra pequeña; de la enésima oportunidad perdida para demostrar a los ciudadanos que la clase política deja de comportarse como los «hooligans» de los clubes de fútbol que al enemigo no le conceden ni agua.

El ejemplo (malo) de lo ocurrido a lo largo de los últimos treinta años con las leyes que rigen la Educación, materia en la que cada Gobierno ha enmendado la plana al anterior, con el resultado que conocemos: 30 por ciento de fracaso escolar y a la cola de Europa en el Informe Pisa, debería invitarnos a reflexionar. Alemania toreó la crisis económica y la sortea bastante mejor que los demás porque en los compases iniciales del estallido de la burbuja financiera la izquierda y la derecha (SPD y CDU) aparcaron la casquería partidista en aras del interés general del país. A ellos les va bien. Nosotros, a fuerza de exagerar lo que nos separa, estamos como estamos. Mal en casi todo.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Fermín Bocos

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias