sábado, diciembre 3, 2022

Envidio al Barcelona

Lo reconozco, no me duelen prendas admitirlo, envidio al Fútbol Club Barcelona, y no, no me he vuelto loco, ni en estos momentos paso por un estado febril, ni siquiera es porque me haya dado un golpe en la cabeza, pero este sentimiento que me invade no es por culpa del tiki-taka, o del fútbol siesta que es como prefiero llamarlo, ni por el seny, ni por los valors, ni por ser de ese país pequeñito, ni porque juegan para ellos Messi, Iniesta… Los envidio porque quería para el Real Madrid el París Saint-Germain, para volver a la Ciudad de la Luz. Siempre que puedo me escapo a París para tomarme un café en Les Duex Magots, seguir el curso del río Sena, pasear por los Campos Elíseos y poder ser por unas horas parte de la capital francesa. Si a eso le sumas que puedes ver a tu equipo jugar en el Parque de los Príncipes, pues la envidia se apodera de mí. Aunque la verdad, ver atardecer en el Bósforo es algo que nadie debería perderse. Hablando estrictamente de lo deportivo, ni Barcelona ni Real Madrid deberían tener problemas para pasar a semifinales de la Champions League, el sorteo ha sido benévolo para los dos. No así para el Málaga que tendrá en el Borussia Dortmund un rival complicado. Jürgen Klopp, que sería mi entrenador favorito en caso de que José Mourinho abandonara el Real Madrid, algo que por otro lado no deseo, ha construido una máquina alemana que ha sido capaz de ganarle dos Bundesligas consecutivas al Bayern Múnich, algo que quizás aquí no se valora, porque no somos muy dados a seguir la Bundesliga, pero desde la temporada 1995-96, el Bayern no pasaba dos años seguidos sin conseguir el título liguero, hasta que llegaron Klopp y sus chicos. Hummels, Gundogan, Götze, Lewandowski son la columna vertebral de un Dortmund que ya demostró ante el Real Madrid que va muy en serio en esta Champions League.

El Real Madrid desde ahora en adelante entrena los sábados o domingos y compite los martes o los miércoles

Siguiendo con lo estrictamente deportivo, en el entrenamiento del Real Madrid contra el Mallorca, porque sí, el Real Madrid desde ahora en adelante entrena los sábados o domingos y compite los martes o los miércoles. Con ver la alineación que sacó José Mourinho se podía adivinar que el Real Madrid no se iba a tomar en serio el partido, pero el Bernabéu no estaba por la labor de dejar que los suyos sestearan más de la cuenta, y en los momentos finales de la primera parte comenzaron los pitos por parte de algún sector del público. Algo que nunca he entendido, porque igual que a nadie se le ocurriría silbar en mitad de la ópera, en el fútbol se debería esperar al final, en el descanso en este caso, para mostrar tu desaprobación. Pero todo cambió, salió Ozil, la orquesta dejó de desafinar y los pitos de la primera parte se tornaron en aplausos en la segunda. En apenas seis minutos se pasó del 1-2 en contra al 4-2 a favor, el Real Madrid gana como y cuando quiere. Cristiano volvió a marcar, cada día que pasa tengo más claro que en esta vida todo es eventual, menos los goles de Cristiano Ronaldo. Que Benzema marcara ante el Mallorca el quinto gol es algo anecdótico. En el minuto 40 de la segunda parte estaba preguntándome, si estaba jugando Benzema, muy mal el francés. Su compañero en el ataque no va a tenerlo tan fácil para hacer un hat-trick como contra el Mallorca, pero una vez más Higuaín falló en un mano a mano. Aunque tanto Mourinho como yo, tenemos muy claro que es nuestro delantero titular en estos momentos. Buena labor de Modric en el centro del campo y además a base de golazos se está ganado el corazón blanco. En definitiva, en el Santiago Bernabéu se han visto goles, remontada y momentos de buen juego, por lo que el madridista se fue contento a la cama esperando que en el Camp Nou suceda un milagro y el Rayo pesque algo en Barcelona, algo que es francamente difícil. La liga para por compromisos de la selección española, así que habrá que esperar dos semanas, para ver otro entrenamiento del Real Madrid, esta vez en Zaragoza.

Y hablando de la selección, no quería dejar pasar la ocasión para comentar que como madridista estoy muy decepcionado con Don Vicente del Bosque. Hace unos días, en la presentación de un Torneo de fútbol base, al seleccionador español se le «olvidaron» los jugadores madridistas a la hora de hablar de buenos ejemplos, y esto es algo que me entristece. Don Vicente que usted saliera del Real Madrid por la puerta de atrás, y sin honores, no es motivo para que trate de una forma tan injusta a los jugadores del Real Madrid. Usted que ha trabajado tantos años en el Real Madrid, que ha jugado once temporadas en la primera plantilla, no puede atacar al Real Madrid porque Florentino Pérez decidió no renovarle el contrato. Usted solo, con estas actitudes está consiguiendo que el madridismo que siempre le ha tenido en alta estima, le de la espalda, porque no comprende como usted que ha amado tanto al Real Madrid, ahora actúe como un antimadridista. No me imagino a Guardiola «olvidándose» de los jugadores del Barcelona en una hipotética rueda de prensa como seleccionador español. Don Vicente, usted que es listo y sabe mucho de todo lo que es el fútbol, recapacite. Y no hay mejor escenario para hacerlo que en los dos compromisos que tenemos por delante, el 22 de marzo ante Finlandia en Gijón, y el 26 de marzo ante Francia en el Stade de France. Otra vez París, la envidia me corroe.

Israel Julián

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias