martes, enero 31, 2023

Sexo en el 15-M

No te pierdas...

Otro día más en casa sin trabajar, otro día más que no hay nada que hacer. La desidia es pan. Estoy cansado de que todos los días sean iguales, no existen novedades cuando vives en un país de crisis y, si existen, para mí no dejan de ser repetición del día anterior o de la semana anterior o del mes anterior. Pero no hay nada que cambie mi día a día. Nada que mejore mi vida. Aunque hoy por lo menos me dan la oportunidad de salir a la calle a gritar sin que la gente me mire como un loco.

Me acerco al centro de la ciudad y una marea de personas me acoge. Todos se mueven con un mismo sentimiento. Me gusta. Siento que sin conocerme pueden comprender por qué grito, por qué estoy aquí. El camino lo hacemos juntos, dejando claro nuestro desacuerdo con lo que nos rodea. Pero siempre hay alguien al que no le hace ninguna gracia este sentimiento y lo intenta erradicar. Comienzan a llover pelotas de goma. La gente huye despavorida, pero yo me quedo quieto… Un impacto me despierta de mi estado obnubilado… Es una chica de estas con el pelo revuelto, piercing en la nariz y mirada dulcemente turbia. Me agarra de un brazo y me saca arrastras de la avenida. De repente estoy corriendo aferrado a una mujer que no me suelta. Me lleva por calles estrechas, a lo lejos se escuchan voces y el estallar de cartuchos. Dejan de sonar cuando entramos bruscamente por el hueco de un edificio abandonado. Aquí el silencio es absoluto, casi excesivo. Por como está hecha la entrada, parece un antiguo hotel. Nos sentamos con la respiración entrecortada en el primer peldaño de una majestuosa escalera, que aún conserva la típica alfombra de terciopelo rojo sujeta a los escalones con barras doradas.

Este contraste hace que el mundo me parezca revuelto, entremezclado… Como su pelo. En un instante mi cabeza desconecta de las cargas de pelotas de goma, desconecta del lugar, y me encuentro pensando en que me encanta el verano al fijarme en la camisa de sisas que lleva puesta. La tiene rota por un lateral y se ve la carne de su cadera. Es delicioso. Su piel tiene un toque moreno brillante, como el que da la sal del mar. Está ligeramente recostada, tiene los brazos apoyados en el escalón de encima. Su mirada permanece fija en la claraboya que hay sobre nuestras cabezas. Su cuello está terso, estirado. Los profundos movimientos de su pecho, por la respiración intensa de la carrera, se pronuncian. La fina tela blanca que le tapa deja ver perfectamente las formas de sus senos pequeños, redondos y bien colocados. Ha conseguido que crea que no todos los días son iguales.

Hace calor y se remanga la camiseta, ahora veo algo más que la carne de su cadera. Puedo ver la curva perfecta que forma su barriga. Esta imagen hace que mi boca se entreabra de deseo, me muerdo el labio inconscientemente. Ella se ha dado cuenta, porque tuerce ligeramente la cabeza y me mira con una pequeña sonrisa apenas perceptible en la comisura de su boca. Al instante asiente ligeramente mientras desvía la mirada de mis ojos hacia su cuerpo. Creo que he perdido la cabeza, porque cuando pienso en lo que estoy haciendo, me veo besando su barriga con mucha delicadeza. Ella no se aparta, tan solo se recuesta un poco más en los escalones. A cada beso me acerco un poco más a su sexo. Con las dos manos le bajo la ropa. Es una imagen perfecta. Comienzo a besar alrededor, hasta que siento que su humedad calienta mis labios… Entonces le acaricio suavemente con mi lengua. Agarro con mis manos su cintura, siento como se dobla su cuerpo. Me revuelve el pelo. Sus gemidos salen delicados… Me agarra la cabeza y me saca de entre sus piernas. Ahora soy yo el que está postrado en las escaleras y estoy dentro de su boca. Saborea sin parar como si mañana no fuera a amanecer. Siento su garganta rozando en la punta. No puedo verla, está toda dentro…. Le aviso… Se separa… Me mira a los ojos y me señala su boca diciendo ‘aquí lo quiero’. Es una experiencia llena de vida, que me engancha como una droga sana.

Envíe sus relatos eróticos a [email protected]

El Rincón Oscuro

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -