sábado, diciembre 3, 2022

Escribir «habrir» y aprobar

Un interesante reportaje de El País pone de manifiesto que algunos profesores universitarios, no todos, andan preocupados por la mala utilización del lenguaje en la Universidad, por las faltas de ortografía y la baja comprensión lectora que demuestran muchos universitarios en sus exámenes. Esos profesores, no todos, se plantean, si además de los conocimientos deberían evaluar con rigor un lenguaje viciado por los sms, la falta de conocimiento de nuestra lengua y los defectos de construcción gramatical. Vamos que no sólo les da lo mismo poner révolver que revolver o sustituir la ch por la x -muxo-, la g por la w -wapo-, tb en lugar de también, pq en lugar de porque, sino que en los exámenes escriben derrepente, asique, osea, habrir, baca, ha ver, aber, hángulo, tuviendo, ¡y la mayoría de los profesores les aprueban o, cuando menos, no les bajan la nota! Es más, los alumnos, no todos pero sí una gran mayoría, estiman que lo que tienen que juzgar los profesores son sus conocimientos técnicos y no su manejo de la lengua.

Debería estar prohibido que a la Universidad accedan estudiantes que no saben escribir su lengua con corrección

Dicen que ésta es la generación mejor formada de la historia y que la Universidad no debe poner barreras a nadie, pero debería estar prohibido que a la Universidad accedan estudiantes que no saben escribir su lengua con corrección o que escriben de forma que nadie pueda entenderles. Debería estar prohibido que aprobaran la selectividad quienes no son capaces de poner una mayúscula donde toca y el verbo en su lugar y en el tiempo adecuado o quienes no comprenden lo que les preguntan, porque eso les incapacita para estudiar una carrera universitaria. Pero muchos estudiantes con esas carencias elementales -que la Universidad ni puede ni debe solucionar- aprueban la selectividad y se gradúan en Derecho o en Medicina. Dicen que en Valencia en 2015 se bajarán hasta tres puntos por los fallos gramaticales en la selectividad. Hasta entonces tienen bula -o gula, como escribía hace poco un periodista-.

No es sólo en la Universidad. En unas oposiciones a policía municipal en Las Palmas sólo 17 aspirantes, de 168, pasaron la prueba de ortografía. Y se montó un escándalo. Pero no por ese pésimo resultado, sino porque se exigiera a los futuros policías que fueran capaces de saber leer y escribir correctamente. Si se hiciera ese ejercicio en la Universidad, los resultados no serían mejores. Tendríamos que ser enormemente rigurosos con el uso del lenguaje en todas las asignaturas, en todas las materias, en todos los niveles, en todas las carreras. También en los medios de comunicación. En los periódicos se cometen más faltas desde que se eliminaron los correctores y sólo tenemos, aunque no lo usamos, el que nos proporciona Google. Entre esa degradación del lenguaje que estamos perpetrando entre todos y la perversión del lenguaje para acomodarlo a sus intereses a la que son tan aficionados nuestros políticos, estamos rebajando el listón hasta dejarlo en el suelo.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Francisco Muro de Iscar

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias