domingo, diciembre 4, 2022

Los abusos sindicales

Recuerdo aquella machada de los sindicatos del Metro de Madrid en aquellos días finales de junio de 2010. Recuerdo la soberbia que mostraban y cómo nos perdonaban la vida a todos los madrileños. Chulitos ellos. Acostumbrados a ganar y a ciscarse en todo el mundo porque ellos eran trabajadores del Metro de Madrid, una casta superior, no aceptaban los servicios mínimos de aquella convocatoria de paro.

Ellos eran trabajadores de Metro de Madrid y hacían lo que querían

Y recuerdo cómo colapsaron Madrid en aquellos 29 y 30 de junio. Y cómo convirtieron aquella fecha en la muestra de prepotencia sindical más grande de la democracia. Les daba igual que la gente no pudiera llegar a su trabajo. O que todo fuese un caos. A ellos les gusta el caos. Ellos eran trabajadores de Metro de Madrid y hacían lo que querían.

El caso es que, en esas dos jornadas de huelga, los sindicatos convocantes impidieron que saliera ningún tren para prestar el servicio a los viajeros durante las 48 horas que duraron los paros.

Total, que la chulería afectó a 3,5 millones de viajeros, generaron unas pérdidas por ingresos directos de 5,7 millones de euros y unas pérdidas totales de 4,7 millones de euros. Y como era lógico la Comunidad de Madrid denunció aquel abuso ante los tribunales.

Ahora, el Tribunal Supremo ha ratificado, por tercera y última vez, que la huelga que llevaron a cabo los sindicatos en el Metro de Madrid aquellos 29 y 30 de junio de 2010 fue ilegal, al no cumplirse los servicios mínimos decretados por la Comunidad de Madrid para aquellos paros.

En la primera ocasión, el 24 de enero de 2011, el juzgado de lo Social número 16 de Madrid declaró ilegal la huelga. Los sindicatos presentaron un recurso de casación contra aquel fallo ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que fue desestimado el febrero de 2012, confirmando así la resolución anterior. Y ahora, de nuevo, el Supremo falla a favor de la Comunidad de Madrid con este tercer auto.

Yo lo que quiero ahora es sólo refrescar memorias

Pero no escribo esta columna para recordar los hechos porque no creo que nadie los haya olvidado. Yo lo que quiero ahora es sólo refrescar memorias y que esta sentencia no quede en nada. Porque, si dos años y medio después de aquella chulería, todo queda en que, simplemente, fue ilegal será una gigantesca broma de mal gusto. Ahora, a aquellos sindicatos tan chulitos les tiene que costar dinero su farol. Mucho dinero. Aquello no puede quedarse así. Sería una burla…Una burla a los ciudadanos… Y una burla a la democracia.

Además, el coste del abuso tiene que ser ejemplar y acabar con la prepotencia sindical y con todas sus iniquidades. Incluso, con las monomanías del ínclito Sánchez Gordillo y su fantasmagórica revolución asalta-mercados.

Por eso, espero que la Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid no solo lo anuncie sino que interponga de verdad una nueva demanda para reclamar daños y perjuicios contra ese sindicato abusón. Que fueron muchos y de todos los que pagamos impuestos en esta Comunidad.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

La sonrisa de la avispa

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias