martes, febrero 7, 2023

Liberalizar horarios para crear empleo

No te pierdas...

Allá por el tórrido mes de julio del año pasado, el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, anunció que los principales núcleos turísticos de España podrían acogerse a una liberalización de los horarios comerciales. Según el texto que se presentó, los ayuntamientos dispondrían de plazo un semestre para delimitar en qué zonas de sus municipios se aplicaría tal medida. Resultó que Alicante fue una de las ciudades agraciadas con la citada desregulación yel consistorio ha determinado, por fin,  que, únicamente, los comercios ubicados en el centro de la urbe mediterránea podrán decidir a conveniencia sus horarios y días de apertura. El resto, a ajo y agua.

Como era de esperar, los principales sindicatos, CC.OO. y UGT, no han tardado en rasgarse las vestiduras y en lanzar todo tipo de comentarios en contra de la más que tibia liberalización de horarios en Alicante. Uno de sus representantes, llamado Daniel Patiño y responsable de la Federación de Comercio, Hostelería y Turismo de CC.OO., no ha dudado en afirmar que la libertad de apertura de un comercio «esclaviza a tener que trabajar todos los domingos y festivos del año» (sic) y que “no es cierto que vaya a generar más empleo”. Y, como colofón, Patiño ha ubicado esta medida dentro del “laboratorio de las ideas de las que parten los gobiernos para negociar una reforma laboral” (sic).

Si se separa el trigo de la cizaña y se diferencia la realidad objetiva del agit-prop sindical, una desregulación en este sentido es positiva.

Parece increíble que en el año 2013 prosiga el debate sobre la libertad de apertura y cierre de un negocio. Como recordarán los lectores de esta columna, en diciembre de 2012 analicé las recomendaciones que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ofreció al ejecutivo de Mariano Rajoy a través de Luís de Guindos para la estabilización económica y mejora de nuestra competitividad. Dos de las propuestas fueron la moderación de las barreras de entrada impuestas a las grandes superficies y la liberalización de los horarios comerciales como elementos que favorecerían la creación de empleo.

Si se separa el trigo de la cizaña y se diferencia la realidad objetiva del agit-prop sindical, una desregulación en este sentido es positiva. La explicación es más que sencilla: a mayor número de horas de apertura, mayor necesidad de personal. Abrir durante un periodo más extenso un negocio no supone que los trabajadores en plantilla deban trabajar más pero sí la incorporación de nuevos empleados para cubrir la citada ampliación horaria que, en teoría, debe proporcionar mayores ingresos. Por supuesto, todo ello bajo la aplicación de la legislación laboral vigente y la persecución de cualquier incumplimiento en este sentido. Para la tranquilidad de Patiño, aquí nadie habla de reducir los derechos de los trabajados sino, al contrario, poner una de las condiciones necesarias para generar empleo en el decaído sector comercial de nuestro país.

Por último y según un estudio de IE Business School, la liberalización de los horarios en Alemania, Holanda y Suecia supuso un aumento del 2 % en las ventas anuales de sus establecimientos minoristas. Mediante una proyección de resultados al caso español, esta institución considera que la aplicación de medidas similares en España podría incrementar la facturación del pequeño y mediano comercio en unos 2.200 millones de euros, la creación de 20.000 empleos directos en apenas tres años y una presión a la baja de los precios.

Gorka Labarga-Estrella Digital

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Gorka Labarga

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -