domingo, diciembre 4, 2022

Ana Botella

He defendido a Ana Botella como alcaldesa de Madrid. Se fue Albero Ruíz Gallardón y le tocaba serlo. Eso era lo previsto en la ley aunque no se hubiese presentado como tal en las elecciones. La señora Botella era la número dos en la lista del PP y, además, el Grupo Popular en el Ayuntamiento la propuso y fue votada, mayoritariamente, en el Pleno.

Al Consistorio madrileño había llegado un soplo de aire fresco

Y debo decir que, al principio, parecía que al Consistorio madrileño había llegado un soplo de aire fresco. Que estábamos en la Nueva Frontera. En una nueva manera de gobernar porque Ana no era exactamente una política profesional. Pero no era cierto. En cuanto le vinieron los problemas importantes no estuvo a la altura que se esperaba. O, al menos, a la altura que yo esperaba.

Y no estuvo a la altura de lo que se esperaba de ella en los sucesos de Madrid Arena y no voy a recordar aquí sus idas venidas porque son de todos conocidas.

No estuvo a la altura de su responsabilidad cuando tuvo que hacer un informe sobre lo sucedido. Ni siquiera cuando dimitió su teniente de alcalde. Tuvo que cesarlo antes de ser imputado. Ella tenía que haber sabido que Pedro Calvo podría ser imputado y tendría que haber obrado en consecuencia. Y mucho menos, cuando trató de culpar a la Comunidad Autónoma.

Después vino la propuesta de una Comisión de Investigación en el Ayuntamiento para saber, políticamente, qué pasó en aquellos días aciagos. Y le faltó valor para ir.

Ha vuelto a sacrificar otras dos de su equipo, las de su vicealcalde Miguel Ángel Villanueva y la concejala Fátima Núñez

Ahora ha vuelto a sacrificar otras dos piezas de su equipo, las de su vicealcalde Miguel Ángel Villanueva y la concejala Fátima Núñez, para salvar su propia cabeza porque sigue sin ser capaz de cerrar la crisis provocada por aquella tragedia.

¿Le ha faltado talla política a Ana Botella? No lo sé. Pero los hechos desarman mis dudas, tozudamente, una y otra vez.

Porque, sin duda, la señora Botella no ha estado a la altura de sus responsabilidades. Ser alcaldesa de Madrid es algo más que un deseo de serlo y ella ha andado como perdida en todo lo relacionado, políticamente, con el suceso.

La talla de un gobernante se demuestra en los momentos críticos y sobra decir que la Alcaldesa de Madrid no ha estado a la altura de las situaciones que ha vivido en los últimos meses. No se puede gobernar una ciudad como la capital de España sin saber qué hacer. Tratando de los madrileños se olviden de aquella tragedia sin darse cuenta que lo único que hacía era echar leña al fuego del problema.

En fin, que me temo que, aunque no vaya a dimitir (que sería lo suyo), Ana Botella no será candidata a la alcaldía de Madrid en las nuevas elecciones. Y eso que falta mucho tiempo para que se celebren.

Ana Botella ya tiene lo que quiso. Ya está en la historia aunque no haya estado a su altura que se le exigía.

La Avispa

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

La sonrisa de la avispa

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias