domingo, noviembre 27, 2022

Otoño caliente y electoral

Después del paréntesis veraniego donde quien más quien menos ha intentado «desconectar» de los problemas cotidianos, volvemos a toparnos con la dura realidad que no es otra que una situación muy complicada en el terreno económico y no menos enrevesada en lo político. La subida del IVA desde el primer día de este mes es el último escalón de esa dura realidad a la que me refería antes y que afecta de manera muy directa al bolsillo de los ciudadanos.

Rajoy tiene por delante un otoño muy complicado. Tendrá que seguir tomando medidas impopulares; tendrá que decidir si solicita a Bruselas un rescate para España y no sólo para los bancos; tendrá que presentar los presupuestos más austeros de nuestra historia reciente lo cual conllevará nuevos recortes en el gasto público. Y todo eso lo tendrá que hacer con una calle cada vez mas soliviantada, con varias movilizaciones ya anunciadas de distinto tipo; con unos sindicatos que muy al contrario de lo que hicieron con el Gobierno de Zapatero, ahora sí protestan y se movilizan. Pero el presidente del Gobierno sabe que no le queda otra, aunque ello le suponga un desgaste personal y político muy fuerte.

En el terreno político, agosto nos ha dejado dos convocatorias electorales, en el País Vasco y en Galicia, para el próximo 21 de octubre. Y en el horizonte de la primavera del próximo año, los catalanes también podrían ser llamados a las urnas si como todo parece indicar, Artur Más y CiU quieren sacar provecho del victimismo típico del nacionalismo al negárseles por parte del Gobierno de Rajoy el nuevo pacto fiscal que piden.

En el País Vasco -elecciones que analizaré de forma más extensa en próximos artículos- la gran duda a día de hoy es si la marca con la que se presente ETA queda en primera o en segunda posición detrás del PNV. En cualquier caso, las dos fuerzas nacionalistas van a conseguir una mayoría muy holgada desde la que con toda seguridad plantearán un reto soberanista e independentista al Estado. Los partidos constitucionalistas, PSE y PP, retrocederán de tal forma que entre ambos se quedarán muy lejos de esa mayoría absoluta que tuvieron en la legislatura que ahora termina y que permitió al socialista Patxi López ser el primer lehendakari no nacionalista de Euskadi. En cuanto a Galicia, el PP será probablemente el partido mas votado pero para gobernar tendrá que conseguir la mayoría absoluta. En las últimas elecciones la logró por sólo un escaño y todo indica que en esta ocasión el resultado también será muy ajustado. Por tanto, nos esperan, le esperan al presidente Rajoy unos meses duros y complicados, es decir, nada distinto de lo que lleva viviendo desde que el pasado mes de diciembre llegó a la Moncloa. Por el bien de todos, solo queda desearle suerte y acierto en las decisiones que tome.

Cayetano González-Estrella Digital

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Cayetano González

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias