lunes, diciembre 5, 2022

Serás más pobre

Comenzamos el curso siendo más pobres. Nos lo avisaron antes del verano pero ahora lo vemos en las etiquetas de los productos y lo sentimos en el adelgazamiento de nuestra cartera. Los golpes diferidos no amortiguan el dolor. Tampoco los golpes repentinos. Entre una y otra estrategia lo que queda es el golpe, simple y llanamente.

El golpe viene en forma de IVA pero, en realidad, tiene una dimensión mayor. Hay un conjunto de datos, un sinfín de detalles y un ambiente que engendra la angustia y la incertidumbre. En realidad lo que nos horroriza no es pagar más, sino no poder pagar. En eso consiste la incertidumbre: en no saber hasta dónde, en esta espiral incontinente, podemos llegar en condiciones. Hasta cuándo, también valdría. Esas son nuestras preguntas, conscientes o inconscientes.

Incertidumbre o miedo, el inicio del curso constata que la preocupación es, en si misma, razonable. Porque la verdad ha desaparecido. Se fue. Por defunción programada; un deceso previsible. La dialéctica de la política o la política de la dialéctica se funden a negro, como se dice en televisión. ¿Quién padece los efectos? Las personas. Unos y otros, los que decidieron que esto ocurriera así y quienes se opusieron con fuerza. Da igual.

Personas que no podrán planificar su vida más allá de una resistencia pasiva, afrontando las certezas inmediatas entre la incertidumbre general. Personas sin destino, porque más allá, decíamos, no hay sino tinieblas o lo que es lo mismo, falsas promesas. Personas con un presente agotador y con un mañana para los suyos inaccesible e incompleto. Un mañana deformado (será la primera generación que vive peor que sus padres, dicen), cuya deformación consiste en poner grandilocuencia para contar o explicar lo simple y evidente, para hacernos llegar lo que no nos quieren contar: para esconder la verdad bien a la vista.

Empieza el curso y somos un poco más pobres. Cuando vayas al colegio cuida de los lapiceros, los de colores y con los que escribes los dictados y haces las redacciones; si no tienes plumier, no lo reproches: muchos no lo tendrán tampoco; ni lo eches en falta, se puede vivir sin él. Cuida los libros y la mochila para llevarlos. Ten limpios los cuadernos y guarda con cuidado la caja de compases, el libro de los mapas, las reglas, el  cartabón y las transportadores. Son un bien cuyo valor material está en alza, aunque su verdadero valor, tú ya lo sabes, no se mide en porcentajes.

Y tú procura no sentir lástima. La arrogancia del poder y la debilidad del contrapoder amplían nuestro campo de libertad. Deberías hacer una lista de gastos y necesidades, y otra en la que incluyas a todos los miserables que te han llevado a esta situación. La primera puede servirte para ahorrar; la de los otros repásala a menudo para obligarte a no volver a malgastar tus esperanzas.

Rafael García Rico-Estrella Digital

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

 

Rafael García Rico

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias