domingo, febrero 5, 2023

Frío, calor y calentón en la ducha

No te pierdas...

Era una noche de sábado, yo había decidido quedarme en casa, no tenía ningunas ganas de salir con el frío que hacía fuera. De repente, empecé a sentir que tenía mucho calor, mi casa era un horno y toqué uno de los radiadores, hervía, la calefacción central se había vuelto a estropear y la temperatura era exagerada hasta para un gélido 17 de diciembre. No podía más con el calor y poco a poco me fui desprendiendo de mi ropa.

Primero los pantalones, luego la camiseta, y al final acabé con un culotte que apenas me cubría y una minúscula camiseta de tirantes, aún así no podía dejar de sudar. Justo cuando pensaba en meterme en la ducha, alguien llamó a mi puerta. Me asomé a la mirilla y cual fue mi sorpresa cuando vi a mi nuevo vecino. Era alto, moreno y con los ojos verdes, un capricho para cualquier mujer, hasta la más exigente. Corrí a ponerme el pantalón más corto que encontré y le abrí la puerta. Me preguntó si sabía que ocurría y porqué nuestros pisos se habían convertido en un auténtico infierno, le comenté el problema con la caldera y ya que estábamos le propuse prepararnos unos margaritas y pasar el calor de una forma más agradable. Él con su enorme sonrisa aceptó. Tras unos cuantos cócteles nos miramos a los ojos, ambos sabíamos lo que queríamos y nuestros cuerpos cada vez rebosaban más calor. Él se acercó a mi y comenzó a besarme, tras probar mis labios, bajó por mi cuello y me arrancó la camiseta, me estremecí y comenzó a morder mis pezones mientras yo sentía su miembro cada vez más erguido. Entonces me levantó con sus musculosos brazos y me llevó entre besos a la ducha. Sin mediar palabra ambos nos quitamos la poca ropa que nos quedaba y nos metimos bajo el chorro de agua. Nuestros cuerpos mojados no podían evitar atraerse cada vez más. El volvió a besarme mientras bajaba su mano hasta mi monte de venus. Un escalofrío recorrió todo mi cuerpo y me deshice en el más puro placer. Cuando terminó conmigo bajé y metí su pene en mi boca, él se estremeció de placer mientras tocaba mi pelo mojado por el agua. Subí y me di la vuelta para que me penetrara por detrás, ambos nos fundimos por unos instantes y culminamos el acto a la vez. Al acabar salimos de la ducha y nos secamos juntos. El calor parecía ya menos calor. Él se fue a su casa y yo me quedé en mi sofá con una sensación de satisfacción. Ahora cuando llueve y estoy en casa siempre recuerdo aquel encuentro con mi vecino, el adonis del sexo.

Envíe sus relatos eróticos a [email protected]

El Rincón Oscuro

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -