viernes, diciembre 9, 2022

Hay liga

Vaya que si hay liga. El tropezón del Real  Madrid ante el Málaga da un respiro a esta liga que tenía y sigue teniendo color blanco, pero los dos puntos que el Barcelona le ha restado le da nuevas esperanzas al equipo de Guardiola, quien falsamente está vendiendo que «nada tienen que hacer en este campeonato».

 La liga para satisfacción de todos entra en una nueva dimensión. Al menos el Barcelona se va a  reactivar al haberle recortado esos dos puntos al Madrid, que pagó cara su falta de puntería.
Diez puntos era una ventaja considerable y ocho puntos continúa siendo una ventaja más que notable. Hay liga, a pesar de lo que diga  Guardiola. La diferencia  sigue siendo importante pero al  Madrid le esperan unas salidas de órdago a la grande: Osasuna, Atlético, Barcelona y Athletic.

Cuando todo parecia propicio para el Madrid, y se disponía a celebrar su duocécima victoria consecutiva en la liga, Cazorla en el minuto 91 al ejecutar magnificamente una falta al borde del área, dejó helado a los jugadores blancos y al Bernabéu.

Naturalmente que hay liga, claro que la hay, es lo que se va a comentar en los próximos días. También se dirá que el Madrid no está tan fino y está como cansado, puede ser. Pero, salvo en los primeros quince minutos, el Madrid fue el dueño y señor del partido y si no logró cerrarlo fue por auténtica mala suerte. Falló ocasiones cantadas, sobre todo Benzema.

Durante la segunda parte, el equipo de Mourinho llegó y llegó, pero en lo que tantas veces han sido los mejores, en la pegada,  anoche les falló. A los de Mourinho les faltó claridad de ideas y estuvieron muy imprecisos…  Al final lo errores te pasan factura.

Ya se sabe, cuando perdonas tanto al final lo pagas, y eso fue lo que le ocurrió al equipo de Mourinho, que sin jugar su mejor partido tuvo ocasiones para cerrarlo a lo largo de una segunda parte que acorraló a un Málaga que tuvo la suerte como gran aliada.  

En los próximos partidos veremos si este empate a uno ha dejado tocado al Madrid. Lo que parece evidente es que da nuevos bríos al Barcelona, que seguramente se estará frotando las manos porque a pesar de Guardiola, los azulgranas creen que hay liga y que aún no han dicho su última palabra. Hacen bien, porque el entregar la cuchara es lo último. Pero ocho puntos cuando quedan once jornadas, sigue siendo una distancia  más que considerable. Para que el Madrid pierda esta liga tiene que perder  tres partidos -cuando hasta ahora sólo ha perdido dos- y que el Barcelona gane todo o casi todo. La liga sigue teniendo claro color blanco. Guardiola lleva razón.

No fue el mejor partido del Madrid en esta liga, pero sinceramente con lo que hizo mereció algo más que ese empate a uno. A  Cristiano y Benzema les faltó ese punto de combustión necesario  para aprovechar las ocasiones que tuvieron. Kaká y Özil no encontraron las líneas de creación y Xabi Alonso, está cansado.

El colegiado Ayza Gámez, no estuvo muy acertado que digamos, fue anticasero a más no poder y bajo mi punto de vista hubo un penalti de Camacho a Cristiano Ronaldo  en la primera parte, el de Marcelo no me parece tan claro. Pero hablar de los colegiados no merece la pena porque unas veces te dan y otras te quitan.  Lo mejor es no entrar en esa guerra absurda que algunos levantan cuando les van mal dadas, como ha hecho el Barcelona  ahora con desventaja en la liga; y antes hizo el Real Madrid.

 Ahora desde Barcelona, intentarán hurgar en el estado anímico del Madrid y seguro que se hablará de nerviosismo y hasta de miedo, pero el  equipo blanco está tranquilo. Mourinho, en la rueda de prensa posterior al partido, ante lo que le pueda venir encima a sus jugadores desde la Ciudad Condal, salió en defensa de los suyos. Cuando le preguntaron  ¿qué ha pasado? su respuesta fue clara, “No ha pasado nada. Habrá que preguntarse qué pasó antes para ganar tantos partidos seguidos. Lo ocurrido es normal. No hubo mala actitud. No hay ninguna crítica. El equipo lo dejó todo en el campo, mejoró mucho en el segundo tiempo, dominó siempre y tuvo muchísimas ocasiones. Empatar es parte del campeonato”.

Son las cosas y los caprichos del fútbol. Benzema y Cristiano tuvieron hasta dos ocasiones para sentenciar el partido. No lo hicieron y al final lo pagaron con la perdida de dos puntos. A diferencia de otras tardes, en las que explotaron al máximo sus ocasiones, esta vez por las circunstancias del fútbol,  no lo lograron. Y, a diferencia de otras tardes, les faltó fortuna, toda la que tuvo el Málaga que empató en el descuento.

Hay liga, vaya si la hay, pero el Madrid  es el gran favorito.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Alfonso Celemín

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias