viernes, diciembre 9, 2022

Sin código ético

En esta España de la regeneración y la reforma como objetivo primordial del Gobierno de Rajoy, están apareciendo casos inauditos de corruptelas, picaresca, pillería y bagatelas que rozan la legalidad cuando no la sobrepasan en muchos campos de la administración y en todos los niveles.
De hecho, en una investigación que hoy publica Estrella Digital, se ha descubierto que esos casos, que rozan la legalidad o la moralidad pública, afectan no sólo a grandes empresas o instituciones sino también a cargos y estamentos de pequeños o medianos ayuntamientos como son los de Pozuelo de Alarcón y Becerril de la Sierra. Estas dos localidades de la provincia de Madrid, curiosa y extrañamente, comparten interventor.

Don José Luis San Segundo González es el  interventor del Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón y simultanea ese puesto con el de vicesecretario-interventor en Becerril de la Sierra, sin que conste por ningún lado que haya solicitado permiso a la administración superior para poder compatibilizar los cargos, lo que no deja de ser un escándalo.

Pero lo más sorprendente y lo que ha hecho sospechar de la mala praxis de su doble ocupación es que usa dos nombres distintos: José Luis San Segundo González y José Luis Sansegundo González. El criterio para decidir si su primer apellido se escribe junto o separado en un documento oficial depende de la localidad en la que se rubrique el documento. Como se desprende de la información de ED, si es en Pozuelo de Alarcón lo veremos separado: “San Segundo”. Si es en Becerril de la Sierra, aparece junto: “Sansegundo”.

Según fuentes municipales consultadas, como cuenta este periódico, en Pozuelo aseguran que José Luís San Segundo es el Interventor del Ayuntamiento y que en los archivos municipales de Pozuelo “no hay constancia” de que haya cursado una petición de compatibilidad de cargos para poder realizar esas mismas funciones en Becerril de la Sierra. Y, en esta localidad, corroboran desde su Ayuntamiento que José Luis Sansegundo es el Vicesecretario-interventor de la Corporación y que tampoco existe ninguna petición de compatibilidad.

Ante una situación así, de lo que se trata, al ser San Segundo/Sansegundo responsable de la intervención pública en ambos ayuntamientos (órgano que autoriza los pagos en ambas instituciones) es saber en calidad de qué cobra en cada uno de ellos y en base a qué autoriza sus propios pagos. Es de suponer, como es natural, que lo haga desde una situación, como poco, de cuestionable legalidad y, desde luego, absolutamente carente de toda moralidad, al no haber solicitado a la autoridad competente  el permiso para poder simultanear los dos cargos.

Pero lo mejor, como puede leerse, fue cuando ED preguntó en ambos Ayuntamientos qué ocurría cuando San Segundo tenía que asistir a un pleno como Sansegundo en el otro ayuntamiento o viceversa. Entre risas, nos contaron que don José Luís justifica sus ausencias en uno u otro lugar diciendo que está enfermo o que tiene dentista o que tiene que ir al notario. Porque lo escandaloso del caso es que esa situación ya se ha dado.

Los alcaldes de ambos ayuntamientos deberían hacérselo mirar porque desde luego es una situación que, aparte de su cuestionable legalidad, no entra dentro de ese Código de Buenas Prácticas Administrativas que quiere imponer el Gobierno en esta nueva etapa de regeneración y reformas.

Editorial Estrella

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias