martes, febrero 7, 2023

Incomprensible Rajoy

No te pierdas...

Acepto, democráticamente, las críticas que se hacen a los artículos que escribo en esta sección. Incluso, la intransigencia de algunos que prefieren insultarme a razonar. Supongo que son esos tics de la izquierda cuando pierde poder. Siempre fue así.

Por poner unos ejemplos, se me insultó porque dije que TVE era sectaria y que había que cambiar su cúpula y ahora se acaba de demostrar que dedicó al congreso del PSOE seis veces más tiempo que al del PP.

Dije que los sindicatos amarillean tras salir a la calle y se me puso a parir y ahora esos mismos sindicatos, adalides de la defensa del puesto de trabajo, van a aprovechar la reforma laboral para recortar sus plantillas.

Dije que lo de Valencia estaba preparado y se acordaron de mi familia y ahora se descubre que Equo registró días antes de las protestas el dominio “primaveravalenciana”.

Dije que en España estaba ya permitido todo y hubo quien, cosas de la edad, se acordó de los grises de Franco cuando ahora se demuestra que ninguno de los 25 detenidos el lunes era alumno del instituto donde empezaron los incidentes de Valencia o que el jefe de la Policía que llamó “enemigos” a los manifestantes fue puesto en el cargo por Rubalcaba.

Y así podría seguir hasta llenar varios folios porque aquí, en cuanto te sales del carril único, te brean. Pero no lo voy a hacer. Y por supuesto, no voy a contestar siquiera a los que me acusan de fascista porque no saben lo que dicen. El único argumento de la izquierda es ese insulto. Aunque, posiblemente, no sepa siquiera qué significa.

Dicho esto y siguiendo en mi línea independiente, hoy voy a criticar duramente a Mariano Rajoy. Porque lo que hizo el PP ayer en el Congreso fue una ignominia.

Ayer, mientras Toñi Santiago, la madre de una niña de 6 años asesinada por ETA, declaraba como testigo en el juicio contra los asesinos de su hija con un relato estremecedor, en el Congreso de la Nación el PP se unía al PSOE, a CiU y al PNV y rechazaba el texto de UPyD en el que se instaba a la ilegalización de Bildu y Amaiur.

Acepté de Mariano que nos subiera los impuestos. La ruina de España que dejó Zapatero era mayor de la prevista. Acepté su reforma laboral porque España necesita salir de la rigidez de un marco laboral que la atenaza y solo produce paro. Pero es incomprensible para mí que Rajoy no quiera iniciar acciones contra la legalidad de los filoetarras, que pacte sin disimulo con los que han estado mamoneando con ETA siete años y que, de paso, le pegue una tremenda bofetada a las víctimas del terrorismo.

¿Qué pasa, presidente? ¿Por qué has cruzado esa raya roja? ¿Forma parte de algún acuerdo desconocido con ETA? ¿No habíamos quedado en que a la banda terrorista ni agua?

No te entiendo, de verdad. Es más, creo que con esta votación has rozado la infamia. Incluso, puede que la hayas traspasado.

Pinocchio

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -