viernes, diciembre 2, 2022

Un banco malo

Dentro de las iniciativas que se proponen para arreglar “lo” de la situación financiera está la creación de un llamado Banco malo que recoja todo lo que signifique, en lenguaje taurino, los desechos de tienta. Es decir: las operaciones fallidas. No parece que por ahora sea posible según las reformas presentadas en estos días. De cualquier forma voy a esperar pues mimbres hay para materializar la idea.

En principio me parece surrealista la propuesta. Pero extraordinariamente atractiva. No tengo mucha idea sobre la bondad o no de la iniciativa. Lo que me llama la atención es la clarísima vocación de que sea malo. Es más, si los que lo gestionan están dentro de los que nos han llevado a esta situación, no dudo que el Banco será malo. Incluso creo que será horroroso.

Servidor sabe un poco de estos asuntos y por ello se presenta voluntario para organizar la llamada imagen corporativa de esta entidad financiera. Incluso sería capaz de desenterrar corbatas y gemelos indispensables para tan alto cometido.

Todo un reto: no se trata de hacer mal las cosas que para esto ya se bastarán los gestores, los cuales supongo que estarán cuidadosamente seleccionados por las propias entidades financieras, es decir; lo peor de cada casa. En esta ocasión habrá que transmitir a la ciudadanía que el Banco es rematadamente malo. No solo un Banco perverso como ya hemos conocido y conocemos, el asunto es más ambicioso: hay que reventar la competencia de la ineficacia y dar a conocer que en el Banco Malo (observen que ya lo pongo en mayúsculas pues considero que el nombre es irrenunciable) las cosas se hacen muy, pero que muy mal; los ahorros correrán riesgos, los créditos se denegarán displicentemente y los clientes pasarán auténticos calvarios.

Adelantando ideas, les comentaré que las oficinas estarán diseñadas por artistas postmodernos especializados en los más avanzados movimientos del feísmo. Los hay a montones, aunque precisamente por ello son baratos. Pero con el Banco Malo vendrá Dios a verlos. Se convertirán en carísimos. Todo ello con un color institucional marrón indefinido y rematado con un logotipo inspirado en cualquier serie televisiva de forenses o residuos orgánicos campestres.

Un video, espectacularmente caro, sobre las maldades que puede llegar a cometer el Banco Malo será enviado a los mercados financieros, clientes potenciales y prensa económica como presentación de la patética institución, grabado en cintas de videos VHS. Para que se joroben.

Ya lo veo: puede ser un bombazo. Como en España hay mucho surrealismo, bastante masoquismo y suficientes visionarios, estoy convencido que el Banco Malo sería un éxito. Habrá que darle más vueltas a la idea.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Paco Fochs

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias