sábado, diciembre 3, 2022

El purgatorio nacional

En uno de esos episodios que le toca vivir a un profesional, me encargaron la dirección de una empresa pública de comunicación en la Comunidad de Madrid. Mi antecesor me invitó a comer en un céntrico restaurante madrileño, frecuentado entonces por muchos políticos de campanillas. Me facilitó toda la información que le solicité y ambos analizamos al detalle la situación de la emisora. Cuando acabamos me aconsejó: y ahora búscate un par de buenos amigos leales y colócalos en los puestos claves, aunque alguno de ellos sea banderillero. No le hice caso. Aquella recomendación, sin embargo, se aplica con prodigalidad cada vez que se produce un cambio en las instituciones. La administración del Estado y de sus Comunidades Autónomas, también los ayuntamientos más importantes, se pueblan de miles y miles de banderilleros, varilargueros, monosabios y areneros de probada fidelidad a los diestros y siniestros que les colocan. En algunos casos sólo presentan como referencia el carnet partidista que llevan en la cartera y una trayectoria de íntima amistad con el colocador.

Hace muy pocos días el Ministro del Interior cesó al Director General de Tráfico. Fernández Díaz le agradeció públicamente los servicios prestados y elogió los resultados de la gestión del director saliente. ¡Qué menos! Navarro ha conseguido en muy pocos años lo que otros colegas europeos lograron en décadas de aplicación. Navarro ha rebajado el número de fallecidos en las carreteras hasta colocarlo por debajo del registrado en los años sesenta, cuando el parque automovilístico nacional era aún muy reducido. Ha importado medidas disuasorias tan eficaces como el carnet por puntos y ha convencido a millones de ciudadanos. Ahora se colocan el cinturón de seguridad, protegen a sus hijos cuando viajan en coche o moderan la velocidad en la autovía. Se empeñaba ahora en que los conductores con una copa en el cuerpo no se sentaran al volante. Finalmente ha sido destituido víctima de lo que Fernández Díaz denomina el “relevo natural”. Yo no estoy de acuerdo con ese calificativo eufemístico.

Somos incapaces, lamentablemente, de habituarnos a los buenos usos democráticos que imperan en buena parte de Europa. Aquí se produce la rotación gubernamental y unos y otros se dedican al “relevo natural”. La purga de aceite de ricino se aplica a los directores generales, jefes de servicio o de departamento, responsables de planta en los hospitales, gestores y titulares de cualquier puesto de responsabilidad, por pequeño e inservible que sea. La experiencia se extiende a las fuerzas armadas, la judicatura, las fiscalías, los institutos, los mandos policiales o el respetable cuerpo de bomberos. No hay encargado o encargadillo que esté libre de pecado. No hay ningún tipo de problema, el motorista que se encarga de repartir la carta de los “relevos naturales” se financia con dinero público. Todos sabemos lo que va a pasar en TVE y RNE, basta con repasar la lista de profesionales cesados y despedidos en las televisiones autonómicas. Habrá que cambiar las caras de los presentadores, los decorados, la programación y unas productoras por otras. Lo de siempre.

Me parece lógico que los nuevos presidentes y los nuevos ministros, socialistas o populares, se rodeen de personas de su absoluta confianza, pero me parece un abuso totalitario que se pegue un patadón al tablero para colocar nuevas fichas en todas y cada una de las casillas. Se debería garantizar la estabilidad en la gestión de la cosa pública y mantener a  todos aquellos que lo han hecho bien, cualquiera que sea el ámbito donde se ha desarrollado su trabajo. No me gusta nada el inmenso purgatorio en que se convierte España cada vez que cambia el inquilino de la Moncloa.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Fernando González

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias