lunes, diciembre 5, 2022

La suerte de los campeones

Las cosas están cambiando. El Real Madrid gana hasta sin jugar bien, como antaño. Incluso hasta los colegiados le favorecen en jugadas muy determinadas. Aunque si hemos de ser sinceros, el colegiado repartió errores por ambos bandos.

Viendo las cosas que últimamente están ocurriendo, no me extraña que en Barcelona vuelvan a echar mano de los viejos fantasmas. Sí, de aquellos viejos espíritus, que cuando el Madrid era infinitamente superior a los demás rivales -como ahora lo es el Barcelona, en las últimas tres temporadas- decían que aparecían en forma de árbitros para favorecerles. ¿Será la suerte de los campeones?

El Real Madrid no jugó bien y ganó. Ahí radica una de las claves de lo que está ocurriendo esta temporada,  y de esa diferencia con respecto al mejor Barcelona de la historia que no el mejor equipo de la historia del fútbol. Un respeto al Brasil de Pelé, al Real Madrid de Alfredo Di Stéfano y al Milán de Arrigo Sacchi, el inventor del fútbol moderno.

El Real Madrid abúlico de los últimos años hubiese perdido sin remisión el partido contra el Mallorca, que la verdad sea dicha, realizó una primera parte sensacional y que puso contra las cuerdas al Real Madrid que no supo como hincarle el diente a la magnífica puesta en escena de ese sabio llamado Joaquín Caparrós.

Ahora el Madrid gana cuando está brillante y cuando se siente espeso, cuando se manifiesta en plenitud y cuando parece salir con resaca. Las Ligas se ganan así, triunfando en campos como el del Mallorca, donde no ganó el Madrid el pasado año, o en campos de parecidas circunstancias donde el Madrid la temporada pasada fracasó y que a la postre le hizo perder el campeonato..

La imagen del equipo de Mourinho en la primera parte fue de fracaso total. Era una comparsa sin orden ni concierto. No había actitud, el juego era lento, previsible y no se jugaba en equipo. Marcelo estuvo de desastre y nunca estuvo en el partido. Igual que Lass que cuando se da importancia pierde su intensidad. No me extraña que luego, con buen criterio los cambiase Mourinho.

Una vez más los movimientos desde el banquillo fueron fundamentales para cambiar el signo del partido. Sí amigos, aunque algunos les pese, Mourinho volvió a acertar con su planteamiento suicida, si se quiere, pero al fin y al cabo ganador. Sus detractores que ya estaban esperándole con el cuchillo entre los dientes, tendrán que seguir tragando bilis.  

El Madrid, ya sin nada que perder,  fue al abordaje y se lanzó con toda su artillería al ataque en un planteamiento que acabó salvando los muebles. En esta ocasión, la entrada de Higuaín  en el segundo periodo, obró el milagro. No es que el Madrid jugase de maravilla la segunda parte, pero hubo otra actitud y determinación que hizo posible la remontada ante un Mallorca que ya estaba con la lengua fuera.

La táctica valiente de Mou salió bien y el Madrid marcó tres goles, uno de ellos tan mal anulado a Ramos como el fuera de juego mal señalado en un arranque legal del jugador del Mallorca Víctor.

Cristiano, por cierto protagonizó otro partido para el olvido. Su estado de desconcierto empieza a ser preocupante, pero es encomiable su espíritu de lucha y sacrificio. Se fajó hasta la extenuación y bajó hasta defender cuando hacía falta. A Cristiano se le puede criticar muchas veces, pero nunca se puede dudar de su gran profesionalidad.

En definitiva que el  Madrid ganó por aplastamiento y por convicción. Y también porque su entrenador se la jugó con decisiones arriesgadas y por el amor propio de sus jugadores que sabían que en Mallorca se jugaban media liga.

Ahora llega el Barça en la copa, el Madrid afronta este encuentro en la mejor disposición posible, siendo un líder sólido de la liga.Algo que sin duda les ayudará en el plano psicológico, aspecto que le ha fallado en los últimos enfrentamientos con los azulgranas que parece que le tienen comida la moral, y sobre todo a Cristiano Ronaldo.

En la copa ¿Cambiará la tendencia? Lo veremos. Pase lo que pase el miércoles, los blancos salieron de Palma con tres puntos vitales para la consecución de la liga.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Alfonso Celemín

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias