martes, diciembre 6, 2022

Un año más

¡Uf como pasa el tiempo¡ Más de tres décadas desde que tenemos Constitución, o sea una generación. En está ocasión hemos celebrado el aniversario de la Constitución con un Gobierno en funciones y otro en puertas, aunque del segundo nada se sepa. Y lo que es el poder, ahora mismo son los populares, sobre todo los que suenan como «ministrables» los que se ven rodeados por propios y extraños mientras que los socialistas parecen descolocados.

Todo el mundo quiere estar cerca de los vencedores mientras que los perdedores, empezando por Zapatero han perdido cualquier resto de glamour que pudieran haber tenido en el pasado reciente. Porque es el poder lo que resulta glamuroso. Así es la condición humana…

Pero volviendo al aniversario de la Constitución, hay que destacar que goza de buena salud a pesar de los intentos de algunos de reinterpretarla o incluso de abrirla en canal y sobre todo por los vaivenes que ha sufrido después de la modificación de los Estatutos, sobre todo el de Cataluña…

Con la vista atrás es evidente que hace 33 años los constituyentes hicieron una Constitución progresista y moderna aunque con el Título VIII, el de las Comunidades Autónomas, nos dejaran un perpetuo dolor de cabeza.

Quizá habría que repensar algunos aspectos de la Constitución aprovechando los propios mecanismos que prevee la Constitución para su reforma. Por ejemplo ¿es mejor la sanidad y la educación desde que son competencia exclusiva de las Comunidades autónomas? En mi opinión hay  algunos desajustes, y sobre todo se ha ido quebrando el principio de igualdad. Depende de en que Comunidad Autónoma se resida, así será la educación y la sanidad.

Eso no significa que las competencias tengan que volver al Estado, pero sí que el Estado debería garantizar que el sistema sanitario y educativo sea igual para todos, se resida donde se resida.

Otra anomalía es la que se refiere la discriminación de las mujeres respecto a los varones en la línea de sucesión. Ya sé que muchos temen que si se abre ese «melón» se puede terminar cuestionando a la institución, pero lo cierto es que no es asumible que un hombre pueda ocupar el Trono solo por el hecho de serlo en detrimento de una mujer.

Hay más artículos y capítulos que podrían ser «ajustados» pero  comprendo que después de ver cómo se han reformado los Estatutos, son mas los que prefieren que se dejen las cosas como están, de manera  que lo mejor es decir un año más aquello de  «y que cumpla muchos más»·

Julia Navarro

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias